¡WOW!

Descifran misteriosa desaparición de civilización china

Un equipo de investigadores de la Universidad Tsinghua, en la ciudad de Chengdu, descubrió por qué una cultura entera desapareció sin dejar rastros. Una historia apasionante de catástrofes naturales y planes grandilocuentes para borrar las propias huellas.

 

Buendiario-China-civilizacion-Sanxingdui-1

 

Todo habría comenzado con un terremoto, hace tres mil años. El inmenso temblor produjo caídas rocosas que redireccionaron las fuentes de agua de la cultura Sanxingdui, obligándola a una mudanza masiva. El reciente estudio dirigido por el profesor Niannian Fan, de la Tsinghua University en Chengdu, China, sugiere que esa civilización que un buen día desapareció sin dejar rastros habría empezado a mutar al mudarse cerca de otro cauce de agua. Y todo el auditorio del 47 Encuentro Anual de la Unión Geifísica Norteamericana, en San Francisco, arrimó sus sillas para escuchar el resto de la historia.

En 1929, un campesino de la provincia de Sichuan encontró artefactos de jade y piedra mientras arreglaba una cañería ubicada a 40 kilómetros de Chengdu. Recién en 1986 se halló la importancia de los mismos, gracias a un equipo de arqueólogos los conectaron con tesoros de la Edad de Bronce, donde también hallaron jade, cuernos de elefante y esculturas de casi tres metros de bronce, que revelan una habilidad técnica inexistente en cualquier otra parte del mundo en esa época.

Dichos tesoros estaban enterrados como ofrendas sacrificiales, y pertenecían a la civilización Sanxingdui, que habitaba en una ciudad amurallada a orillas del Río Minjiang. En 1986, Peter Keller, a cargo de la expedición, dijo que se trataba de “un gran misterio”. ¿Qué había pasado con esa cultura, adónde había ido a parar, por qué había tan pocos rastros de su presencia en la zona?

 

 

El actual estudio revela que hubo un acuerdo masivo para desarmar toda una cultura hace unos tres mil años. “Se decía que desaparecieron a causa de la guerra y de las inundaciones, pero no sonaba convincente”, detalló Fan. Hacia el año 2000, arqueólogos descubrieron los restos de otra ciudad antigua llamada Jinsha, a poca distancia de Chengdu. Entre los restos apareció una corona de oro con un motivo idéntico al hallado en las enormes estatuas de bronce, un pez rodeado de flechas y pájaros. La conexión entre Jinsha y Sanxingdui se volvió inmediata.

Fan se preguntó por qué el pueblo de Sanxingdui cambiaría su ubicación a Jinsha, su apariencia, sus costumbres. Entonces encontraron pistas geológicas: descifraron que los terremotos produjeron caídas de rocas que bloquearon los cauces de agua. Al bloquear los ríos, el pueblo de Sanxingdui se quedó sin suministro de agua potable. El cauce del río se redireccionó a causa de esto hacia Jinsha, y ahí se reasentaron los pobladores. Los archivos históricos que encontraron apoyan esta teoría: en 1099 antes de Cristo, escribas mencionan un terremoto en la capital de la dinastía Zhou, en la provincia de Shaanxi, muy cerca de Sanxingdui, que no contaba con un sistema de escritura organizado y por eso no hay archivos del hecho. Por otra parte, el documento de la dinastía Han titulado “Las crónica de los Reyes de Shu” confirma inundaciones causadas por terremotos, que a su vez generaban la redirección de ríos.

En Jinsha se hallaron restos de una muralla construida para evitar las inundaciones, y ahora los expertos estudian si no habían desarrollado además una forma de redireccionar ríos intencionalmente, por el bien de sus cosechas. Entonces el accidente y la mudanza depertaron quizás fantasías de un nuevo comienzo, quién sabe si motivadas por la imaginación, la religión o la seguridad colectiva. Lo cierto es que la antigua civilización dio por finalizada su cultura, enterró sus piezas más salientes bajo la tierra y cobró otro nombre y otra fisonomía, otra gran obra de magia china. Loas a ellos y a los arqueólogos, verdaderos detectives del saber.

Visto en Live Science

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas