Acción / Reacción

Desarrollan parche capaz de regenerar tejido cardiaco

Científicos de Stanford crearon un parche de colágeno impregnado de un proteína capaz de estimular el crecimiento de células para reparar el tejido cardiaco dañado tras un ataque cardiaco.

Buendiario-universidad-stanford-parche-corazon-avance-medico

Aunque una víctima a un ataque cardíaco puede recuperarse del evento, su corazón termina con cicatrices. Esta cicatrización, puede hacer que el corazón bombee con menor eficacia y eventualmente falle.

Ahora científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford han desarrollado un parche prototipo que podría permitir que el músculo cardíaco se regenere y así prevenir el desarrollo de tejido de cicatriz.

El estudio publicado en Nature, explica como con el parche de colágeno impregnado segrega una proteína específica, llamada Folistatina-como 1 (FSTL1), cosido sobre el corazón de ratones y cerdos que habían sufrido un ataque al corazón, alentando el crecimiento de células sanas e incluso los vasos sanguíneos, ayudando a abastecer el nuevo tejido con oxígeno y nutrientes. En última instancia, esto reduce la cantidad de cicatrices.

“Este descubrimiento abre la puerta a un tratamiento totalmente revolucionario”, aseguró Pilar Ruiz-Lozano, cabeza del equipo.

Todo empezó al observar otras especies de animales, como peces, que regeneran de forma natural su músculo cardíaco si se llega a dañar. Ellos encontraron que en estas especies la capa exterior del corazón, llamada epicardio, estimula las células musculares del corazón existentes para replicarse.

La tarea difícil fue identificar más de 300 proteínas en el epicardio. De más pruebas y selección, el equipo fue capaz de reducir gradualmente la lista a una sola proteína que estimula el crecimiento de células: FSTL1. Esta es la proteína que pasó a formar el núcleo del parche prototipo. Los investigadores utilizaron un pedazo de colágeno con FSTL1. Esto dio el parche terapéutico la flexibilidad de los tejidos del corazón fetal, liberando lentamente la proteína directamente sobre al músculo y con el tiempo el parche se incorpora en el cuerpo.

Hasta el momento el parche solo se ha probado en ratones y cerdos que han sufrido ataques al corazón, restaurando los niveles normales de 4-8 semanas después de la implantación. Investigadores ahora esperan poder pasar a ensayos clínicos humanos ya en 2017.

Visto en IFLScience.

Nota editada por Ramiro Moretta.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas