Deporte

Deportista con cuadriplegia esquía y anda en bici

Topher Downham, de Colorado, también es guardaparques y aventurero. Sus limitaciones físicas no lo han detenido, y goza de la vida en las más variadas formas. Un deportista verdaderamente ejemplar.

 

 

A los 26, hace diecinueve años, un desafortunado golpe en la cabeza lo dejó paralizado del cuello para abajo. Una estadía de tres meses en el hospital le devolvió el uso del torso, pero la parálisis de piernas sería permanente. Ese paso por el hospital implicó días enteros con poco para hacer, y Topher se topó de casualidad con un video sobre bicicletas de cuatro ruedas para personas con discapacidad. Sabiendo del futuro que le tocaba, se dijo a sí mismo “debo hacer esto”. Y lo hizo. “No he parado de salir de aventuras desde entonces”, cuenta este ejemplo de fortaleza.

 

 

“Me concentré en lo que debía hacer para fortalcerme. Convertí la cura en un deporte. Me decía que podía salir adelante, tomé una actitud positiva, le falté el respeto a mi propia discapacidad. La aventura siempre fue una parte de mi vida, debí aprender a reencausarla. Veo posibilidades, no discapacidades”, explica Topher, ávido de nuevos desafíos. Aclara que lo importante es que uno desee lograrlo, y no que otros lo deseen por uno.

 

 

Entre sus proezas se cuenta un viaje por Suecia, Noruega y Dinamarca en bicicleta, un viejo sueño hecho realidad; acampadas donde él solo cargó su carpa, bolsa de dormir y equipo sobre sus piernas; buceo en México y salto en paracaídas; rafting, montañismo, canopy y tirolesa. “Se trata de ser libre. Al saltar desde el cielo o bajar por una montaña no soy muy diferente a los demás, siento la velocidad del mismo modo. Pero también es una libertad mental, de sentirse humano en un momento zen. Pone la vida en perspectiva”, relata Topher, que celebra poder apreciar las pequeñas cosas y enfrentarse a cosas incómodas. “Dependés de la generosidad de los demás, y eso es maravilloso”, cuenta.

No quiere ser un ejemplo para nadie, solo quiere sentirse vivo. “Lo que yo pueda hacer para ayudar a otros a alcanzar su potencial, lo haré. Siento que es mi responsabilidad mostrarle a la gente que cuenta con todo su cuerpo lo que es tener una discapacidad, espero poder combatir algunos de los estereotipos negativos”, explica el deportista, que también espera poder contagiar a los que sienten que la vida ha sido injusta con ellos. “Nos tocaron las cartas que nos tocaron, y tenemos una sola vida. Tenés dos opciones: amarla u odiarla. No tengo tiempo para la segunda opción”. ¡Ídolo!

Visto en Positive News

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas