Sociedad

Personas con miembros biónicos piden más derechos

Los cyborgs no son sólo cosa de literatura, existen. Encabezados por Neil Harbisson, quien tiene un ojo electrónico, las personas con implantes biónicos (o “cyborgs reales”) reclaman más derechos, alegando que son iguales que el resto de las personas.

 

 

Basta buscar las palabras “real cyborgs” (cyborgs reales) en Internet, para toparse con el nombre de Neil Harbisson, el primer cyborg reconocido del mundo. No se trata de un robot, sino de un hombre nacido en Irlanda del Norte y criado en Cataluña, a quien las autoridades británicas dejaron posar en en la foto de su pasaporte portando su ojo electrónico. Dicho implante, dice Harbisson, es parte de su cuerpo.

Neil nació con acromatopsia: no podía identificar colores, hasta que en 2004 adoptó el ojo electrónico que le permite pericibir muchos más colores de los que el ojo humano es capaz de identificar, gracias a un sensor de color que envía información a un chip instalado en su nuca, que transforma los colores en un sonido que él capta a través de sus huesos.

Noticia relacionada: Stevie Wonder toca para impulsar más libros para ciegos

Neil es director de Cyborg Foundation, la cual fundó en 2010 junto la coreógrafa Moon Ribas, y cree que es necesario ayudar a aquellos que quieren incorporar tecnología en su cuerpo, defender los derechos de los cyborgs y difundir un movimiento social artístico bajo el nombre del cyborgismo. “El hecho de convertirse en cyborg no provoca ningún cambio. No implica un problema nuevo”, alega quien gracias a la tecnología puede ahora percibir gamas de color, rayos ultravioletas e infrarrojos, lo cual implica una visión sobrehumana. Gracias a su don, Neil pinta cuadros de colores intensos, dado que puede reconocer hasta 60 tipos de turquesa.

En el Reino Unido, cada vez son más las personas con amputaciones que tienen mimebros biónicos; el siguiente paso serán los exoesqueletos mecánicos. Hay diferentes clases de “robots humanos”, como Rob Spence, sustituyó a su ojo derecho con una cámara adaptada, con la cual graba documentales. Se trata de una forma de convertir problemas de salud o limitaciones en ventajas.

 

buendiario cyborgs personas con miembros bionicos defienden reclaman derechos fundacion 2

Neil Harbisson, el hombre del futuro quiere vivir el hoy

 

Según Neil, los cyborgs necesitan defender sus derechos y darse a conocer, ya que él mismo ha sufrido las consecuencias negativas de portar en su cuerpo elementos cibernéticos: le han prohibido entrar a cines, por miedo a la piratería; lo han perseguido en supermercados y manifestaciones. “A la fundación viene gente de todo tipo, incluso personas muy mayores que están interesadas en recuperar algún sentido que han ido perdiendo”, cuenta el pionero en el rubro.

Para su difusión, fue muy importante que “Cyborg Foundation” ganara este año el primer premio al mejor documental corto en el festival Sundance. Neil ha aprovechado para difundir sus proyectos, como el desarrollo de ojos electrónicos para ciegos. “En lugar de traducir un menú del restaurante en braille”, la idea es que se pueda leerlo a través de vía osea”, explica el irlandés, quien busca difundir la idea de que la discapacidad y las limitaciones de percepción pueden superarse, si uno pierde sus prejuicios y se entre a la experiencia cibernética.

Visto en El economista

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas