Animales

Curioso: pandas pueden comer carne pero eligen bambú

Caso raro en la Naturaleza, el metabolismo de estos pacíficos animales se desarrolló para que puedan digerir a otros animales, pero parece que prefieren comer liviano. ¡Curiosos osos!

 

Buendiario-panda-bambu-carne-2

Ellos lo tienen claro: bambú o muerte

 

Su escaso interés en el sexo no es la única de las particularidades del panda. Sí, ahora gracias a la ciencia conocemos otro capricho, este quizás más productivo: una investigación demostró que estos osos tienen un estómago con bacterias preparadas para digerir carne, o sea para descomponer proteínas provenientes de otros animales. Sin embargo, hace más de dos millones de años que el panda hizo el cambio hacia la vida herbívora, alimentándose a base de bambú, siempre difícil de hallar. Sí, decidieron que solo quieren comer bambú.

Eso explica por qué pasan tanto tiempo comiendo, y quizás también tenga que ver con el absoluto interés que demuestra hacia la reproducción. Zhihe Zhang, director de la Base de Investigación Chengdu para la reproducción de pandas gigantes, en China, opinó sobre el estudio que él mismo coordinó: “A diferencia de otros animales que se alimentan a base de plantas, el panda gigante aún conserva un tracto gastrointestinal típico de los carnívoros”. Esto quiere decir que el animal no tiene los genes o enzimas para la digestión de plantas en su genoma, y que su principal base de alimentación es un capricho.

Los hallazgos ofrecen reveladora información sobre el panda y su comportamiento, y se trata de “una pieza importancia para entender el proceso evolutivo del panda”, considera Iain Valentine, especialista en esta especie que trabaja para el zoológico de Edimburgo. Los pandas descienden de osos que comían tanto plantas como carne, y se pasaron exclusivamente al bambú hace dos millones de años. Quizás este cambio lo generó la ausencia de presas, o la abundancia del bambú, pero los científicos creen que el cambio se hizo permanente cuando los pandas perdieron el gen del sabor que les hace desear la carne.

 

Buendiario-panda-bambu-carne-1

“Sí, ¿y qué?”

 

Lo curioso es que no hayan desarrollado el aparato digestivo de los hervíboros, tienen un estómago simple y un intestino corto, a diferencia de los cuatro estómagos de las vacas. La ausencia de flora intestinal para digerir vegetales explica que los osos extraigan tan poca energía del alimento, y que por ende no tengan interés en reproducirse. Sin mencionar que duermen unas doce horas al día, lo cual da la imagen de que es un animal que come para tener la energía para seguir comiendo.

“El panda se encuentra en un dilema evolutivo”, explica Xiaoyan Pang, de la Universidad Jiao Tong de Shanghai. El lado bueno es que el panda encontró la forma de digerir grandes cantidades muy velozmente, aprovechando que no viven rodeados de muchos predadores y que pueden dedicar todo el día a comer. Los resultados del estudio ayudan a pensar modos de preservar a los pandas y evitar que naturalmente se extingan. Las pandas hembras ovulan solo una vez al año, en primavera, y solo tienen tres días para concebir; ahora podemos pensar que estos tiempos responden a la disponibilidad de bambú y de los nutrientes necesarios para madre e hijos.

“La acusación de que son malos reproduciéndose es falsa”, opina Simon Watt, author del libro No podemos ser todos pandas. “Se reproducen bien en lo salvaje, pero el problema es que su población hoy en día es pequeña, y no paran de encontrarse con otros pandas con los que están directamente relacionados”. Vida difícil la del panda, pero ahora que los entendemos más quizás podemos ayudarlos.

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas