Opinión

Crisis es oportunidad: la fuerza de una idea

buendiario-escritor-semanal-anne-smurra

 

La fuerza de una idea

Si tuviese que ver el mundo con un microscopio, percibiría un tejido de energías cruzadas (o entrelazadas) en todas las direcciones, como una red consistente en la cual van mutando las intersecciones de sus hilos, segundo a segundo. Cada persona, situación o relación conforman una intersección diferente. Hace unos meses se enredaron los hilos de mi mundo. Hice fuerza, aflojé, después tiré y tire… pero solo logré que los nudos se ajustaran aún mas. Entonces decidí volver a mis meditaciones en busca de equilibrio y paz, alternadas con un par de lágrimas y suspiros difíciles de controlar. La zanahoria que perseguía era el recuerdo de días atrás, cuando sentía el alma liviana y solar.

En noviembre del 2013 se abrió un nuevo capitulo en mi vida cuando se cerraron varias cosas juntas: un trabajo, mi relación y el contrato de mi casa entre otras cosas. Cuando se terminan esos pilares es inevitable vivir el temblor, el desplazamiento. O hacer que el tejido este firme y ordenado. Pero me motivaba saber que cuando las cosas se vacían y pierden el contenido, es el momento perfecto para limpiar y dejar que entren cosas nuevas. Lo reafirmé cuando leí en el libro del sabio filosofo y orador Osho: “Cambio, cómo convertir una crisis en una oportunidad” . Entonces empecé a aplicar la asociación y creatividad, y me acorde de una conversación muy simpática que tuve con un amigo durante esos tiempos de crisis. Brindando con copas, soñábamos con la idea de tener nuestros propios vinos. Pasó el tiempo pero no me olvidaba de esa idea. Hice un curso de “Iniciación al vino” en la Escuela Argentina de Vinos. Era algo que realmente quería hacer; entonces empece a contarlo y trabajarlo. La respuesta de la gente fue bastante positiva, pero les sonaba mas a un sueño lejano. Mi idea, la de tener un vino con mi nombre, tenía mucha fuerza porque no era una obsesión sino un deseo visceral que se procesó en mi mente bajando hasta el alma y los sentidos. Hablé con muchas personas, leí mucho sobre el tema; busqué financistas y bodegas.

El motor para la acción, para darle fuerza a mi deseo, fue combinar la creatividad con el punto de inflexión que se había generado en mi campo energético. En ese punto de inflexión opté por la transformación y finalmente aquí estoy, muy feliz trabajando con mi vino llamado “Anelís” . Crisis es oportunidad.

Muchas gracias Amit y Buendiario por darme este espacio.

Mi nombre es Anne Smurra, nací en Buenos Aires el 25 de enero de 1983.  Soy artista visual, emprendedora y creativa. Estudié comunicación social y actualmente estoy terminando una tecnicatura en periodismo.

Mi curiosidad innata me llevo a recorrer varios rincones del mundo y a vivir algunos años en distintos países como Italia, Irlanda y Estados Unidos. Lo que impulsa mi vida es la energía que encuentro en los lugares y en las personas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.