Sociedad

Crece la cantidad de chicos con autismo en escuelas

En los últimos siete años, se multiplicó por 25 el número de chicos aceptados en colegios públicos y privados de Buenos Aires. La ley de discapacidad y el impulso de los padres son factores clave en la aceptación.

 

Buendiario-integracion-autismo-educacion-chicos

 

Una de las mayores preocupaciones de padres de niños en edad escolar es que cuenten con una buena educación. Y esta preocupación se acentúa en padres con chicos que sufren autismo, ya que no todas los establecimientos educativos aceptan a menores con esta discapacidad.

Sin embargo, la buena noticia es que, en los últimos siete años, se multiplicó por 25 la cantidad de chicos con autismo que están incluidos en escuelas públicas o privadas del nivel inicial, primario y secundario de Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del primer cordón del conurbano.

Según este relevamiento de la Asociación Argentina de Padres de Autistas (APAdeA) y Federación Argentina de Autismo (FAdeA), si bien las privadas reciben a la mayoría de los niños, las estatales también aumentaron su participación en los últimos años.

Ante la suba del número de chicos diagnosticados con TEA (Trastorno del Espectro Autista) en los últimos 15 años, es muy importante que cada año más colegios dé a estos pequeños una buena educación y contención para tener una vida mejor.

APAdeA nació con el objetivo de reunir a padres, asesorarlos y promover la especialización de los profesionales en autismo. En 1994 el proyecto de Ley Nacional de Autismo – elaborada por el Dr. Horacio Joffre Galibert y otros padres de APAdeA- es presentado en el Senado de la Nación, obteniendo media sanción en el año 2000.

El mismo fue aprobado en la Provincia de Chubut en 1996 con la Ley 4.542, convirtiéndose en la primera Ley de Autismo en Sudamérica.

 

Buendiario-integracion-autismo-educacion

 

Posteriormente, la Ley 24901 cambió para siempre la historia de la discapacidad en el país, instituyendo “un sistema de prestaciones básicas de atención integral a favor de las personas con discapacidad, contemplando acciones de prevención, asistencia, promoción y protección, con el objeto de brindarles una cobertura integral a sus necesidades y requerimientos”.

Este grupo de padres fue el semillero de información, difusor de la temática y capacitador en el país de las técnicas y tratamientos que se importaron, que no existían en la región, formando a los primeros profesionales del país. Además, de crear la FELAC (Federación Latinoamericana de Autismo) y la FAdeA (Federación Argentina de Autismo), y siendo Miembro titular del Consejo de la OMA (Organización Mundial de Autismo, Bélgica).

Esperemos que cada vez se abran más las puertas de la educación para lograr así la igualdad de derechos y mayor pluralidad.

 

Visto en La Nación 

Esta nota fue editada por Matías Greisert.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas