Acción / Reacción

Crean mapas de olores de cada calle de la ciudad

La vista es el sentido más obvio para navegar por una ciudad. Pero nuestras narices también hacen turismo y son estimuladas: ahora podemos conocer el “paisaje olfativo” de varias ciudades, gracias a estos nuevos mapas de olores.

 

buendiario-Crean mapas de olores de cada calle de la ciudad Kate McLean 1

Glasgow, uno de los mapas que reflejan dónde están los olores

 

Existe abundante información visual en estos tiempos sobre las ciudades del mundo, las cuales están abundantemente mapeadas por Google Street View y otros servicios online. ¿Pero qué pasa con los demás sentidos?

Kate McLean, creadora de estos “mapas de olor” de seis ciudades, quiere que nos tomemos a los aromas más seriamente. “Las fragancias tienen historias y se conectan con nosotros a un nivel emocional, trayendo al presente recuerdos de lugares, eventos y gente”, cuenta la profesora residente de la Universidad de Christ Church en Canterbury, Reino Unido.

“Lo olores están diseñados para provocar una respuesta, para iniciar un debate, para incentivar a la gente a usar sus narices, para que seamos más conscientes de los aromas que conforman nuestros entornos urbanos”, argumenta McLean, quien dicta clases regularmente y es una de varias “investigadores sensoriales” que trabaja en la universidad ubicada en Canterbury. Su trabajo, por si faltaba aclararlo, se focaliza en el olfato y su rol en la sociedad contemporánea.

 

buendiario-Crean mapas de olores de cada calle de la ciudad Kate McLean 3

Los mapas despiertan curiosidad por los olores de la ciudad

 

Victoria Henshaw, otra investigadora británica que enseña en la Universidad de Manchester, plantea el concepto de “marcas olfativas”, el equivalente nasal de las “marcas visuales” que retenemos con los ojos. Henshaw se propone incorporar el olfato a la planificación, y a la exploración del terreno. “Al reconocer qué olores existen en nuestros pueblos y ciudades, logramos una posición mucho más sólida para pensarlos como contribuyentes positivos a nuestra experiencia en las ciudades, y el modo en que las recordamos y las habitamos”, explica.

Incluso, la científica de Manchester se propone ir un paso más lejos: “Podemos usar esta información para preservar algunos olores importantes de nuestras ciudades, o para pensar cómo debe ser el paisaje olfativo de algunos espacios públicos, o para llamar la atención sobre las características físicas, temporales o históricas de un lugar en particular”.

El resultado de las invetigaciones de Henshaw es un libro de paisajes olfativos que sale a la venta este año.

Visto en Fast Co. Exist

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas