Acción / Reacción

Crean “fuego frío” en Estación Espacial Internacional

El fuego nos acompaña desde hace miles de años, pero aún no sabemos todo sobre él: divertidos experimentos hechos a gravedad cero revelaron nuevas facetas, formas y despliegues de las misteriosas llamas.

 

buendiario-llama fria fuego frio nasa estacion espacial internacional iss 2

La llama fría, con forma de esfera

 

La humanidad ha estado produciendo fuego y otras variantes de fuentes calórico-luminosas, casi desde sus orígenes. En la Tierra, esto no es complejo, dado que el aire es rico en oxígeno y basta combinarlo con la gran variedad existente de combustibles para obtener las ansiadas llamas. Estas tienen una apariencia sencilla, pero son en realidad muy complejas: en una llama de una vela comun se producen simultáneamente miles de reacciones químicas.

La forma habitual de la llama que conocemos es la de la “lágrima”, cuya forma se debe a la gravedad: El aire caliente asciende y atrae al aire fresco. Este fenómeno es denominado flotabilidad, y es lo que provoca que la llama suba y parpadee. Hasta aquí, lo conocido.

El descubrimiento reciente se debió al cambio de hábitat. Al encender una vela en la Estación Espacial Internacional (ISS), donde lo que existe es microgravedad (o “gravedad cero”), la llama ardió de forma diferente: no como la tradicional lágrima, sino en forma de esfera.

Noticia relacionada: Audaz guerra de fuegos artificiales en México

Todo empezó cuando los astronautas de la base decidieron hacer un experimento titulado “FLEX”, para aprender cómo apagar incendios en microgravedad. Hicieron que pequeñas gotas de heptano – un gas – ardieran dentro de la cámara de combustión. Tal como estaba previsto, las llamas se apagaron, pero las gotas de combustible continuaron ardiendo: es decir, casi un fuego sin llamas. La explicación radica en que el fuego que vemos en la Tierra quema a altas temperaturas (entre 1500 y 2000 grados Kelvin), pero en el espacio las temperaturas son mucho más bajas. Es decir, el fuego generado por el heptano que comenzó siendo “caliente”, pero a medida que las bolas de fuego se enfriaron por el entorno, comenzaron a salir y se produjo un tipo diferente de combustión. Se produjeron las llamas “frías”.

 

buendiario-llama fria fuego frio nasa estacion espacial internacional iss 1

El fuego jamás dejará de sorprendernos

 

Las llamas frías arden a una temperatura relativamente baja, entre 500 y 800 grados Kelvin, y su funcionamiento químico es totalmente diferente. Las llamas normales producen hollín, dióxido de carbono y agua. Las llamas frías, en cambio, producen monóxido de carbono y formaldehído. El tiempo dirá la utilidad de este descubrimiento, pero en primera instancia es fundamental… ¡Para seguir deslumbrándonos!

Para quien quiera saber más, aquí hay un video de la NASA (en inglés):

 

 

Visto en NASA

Agradecemos a Micaela Weinstein por sugerir esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas