Acción / Reacción

Crean chip para implantes que se carga por sonido

Pensado para dispositivos médicos, permitirá darle energía a los sistemas de monitoreo de salud implantables y hacerlos menos invasivos, aliviando el dolor y curando enfermedades.

 

Buendiario-chip-ultrasonido-stanford

El tamaño actual del chip (pronto será más pequeño).

 

Las nuevas tecnologías abrieron un horizonte inabarcable para el cuidado de la salud y el estudio del cuerpo humano. Mediante la implantación de chips, los médicos e investigadores pueden hacer un seguimiento pormenorizado de la salud de un paciente o brindar un tratamiento personalizado para cierta condición. Sin embargo, el principal problema que este tipo de avances enfrenta es la cuestión de la capacidad de cargar eléctricamente a esos dispositivos; no es tan sencillo como cargar un celular cuando se trata de darle energía a a un chip implantado en alguna parte en el interior de un cuerpo humano.

Un grupo de científicos de la Universidad de Stanford dio un gran paso en la resolución de esta complicación, al encontrar la forma de hacer chips que pueden ser cargados de forma remota. Los investigadores descubrieron que si fabricaban chips con materiales piezoeléctricos (por lo general, cristales, que al ser deformados por una tensión mecánica producen energía al volver a su forma original), podían usar ondas ultrasónicas para aprovechar ese fenómeno. Repitiendo esta misma acción millones de veces por segundos, los científicos concluyeron que eran capaces de generar la suficiente carga eléctrica para alimentar a los sensores.

Este chip, además de poder cargarse de forma inalámbrica, posee una pequeña antena de radio que permite enviar los datos relevados al médico. “Nodos inalámbricos tan pequeños como estos tienen el potencial de convertirse en la herramienta clave para estudiar enfermedades neurológicas” explicó Florian Solzbacher, profesor de electricidad e ingeniería en computación y parte del grupo de desarrollo.

El próximo paso de este grupo de investigación es lograr hacer a este chip más pequeño. Actualmente, el prototipo que se ha desarrollado tiene el tamaño de una punta de lapicera. El objetivo de los investigadores es lograr chips tan pequeños que puedan crear una red de electrodos capaces de estudiar el cerebro de animales de laboratorio por dentro.

Visto en Fayerwayer

Agradecemos a Perla Wior por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas