Mundo

Corte Suprema reconoce derecho a decidir muerte digna

En un fallo, el máximo organismo judicial argentino garantizó que se respete la voluntad de una persona para que se suspendan las medidas que desde hace más de 20 años prolongan artificialmente su vida.

 

Buendiario-corte-suprema-muerte-digna

 

La Corte Suprema de la Nación reconoció el derecho a todo paciente a decidir su muerte digna. Con el voto de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, el máximo Tribunal “garantizó que se respete la voluntad de una persona para que se suspendan las medidas que desde hace más de 20 años prolongan artificialmente su vida”. La Corte confirmó la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Provincia del Neuquén sobre el caso de un paciente que, a causa de un accidente de auto, está postrado desde 1995.

Hace más de 20 años que el paciente “no habla, no muestra respuestas gestuales o verbales, no vocaliza ni gesticula ante estímulos verbales y tampoco responde ante estímulos visuales”, además de carecer “de conciencia del medio que lo rodea, de capacidad de elaborar una comunicación, comprensión o expresión a través de lenguaje alguno y no presenta evidencia de actividad cognitiva residual”.

Antes de tomar su decisión, la Corte, Suprema “ordenó al Cuerpo Medico Forense y al Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro la realización de nuevos estudios médicos al paciente” que “confirmaron el carácter irreversible e incurable de su situación”. El hombre había manifestado a sus hermanas que, en la eventualidad de hallarse en el futuro en esta clase de estado irreversible, no era su deseo que se prolongara artificialmente su vida. Fueron las hermanas quienes pidieron la medida a la justicia.

El máximo Tribunal “resolvió que debía admitirse la petición planteada en la causa a fin de garantizar la autodeterminación” del paciente. En su fallo, la Corte aclaró “que no se estaba en presencia de un caso de eutanasia” y pidió que se eviten “judicializaciones innecesarias de decisiones relativas al cese de prácticas médicas”.

El Tribunal explicó que “la solicitud de cese de soporte vital no importa una práctica eutanásica vedada por la ley sino que constituye una abstención terapéutica que si se encuentra permitida”. En ese sentido los jueces detallaron que “la ley autoriza a solicitar el cese de la hidratación y alimentación artificial en tanto constituyen por sí mismos una forma de tratamiento médico”. En la Argentina se aprobó la ley de “muerte digna” en mayo de 2012 que les permite a los pacientes con enfermedades terminales el derecho de rechazar procedimientos para prolongar artificialmente sus vidas en caso de sufrimiento.

Concretamente, según la normativa vigente, los pacientes podrán negarse a recibir procedimientos, cirugías y medidas de soporte vital, cuando “sean extraordinarias o desproporcionadas en relación a las perspectivas de mejoría”. También podrán rechazar hidratación y alimentación, si el único efecto de estas es la prolongación del tiempo en un estado terminal incurable. Para conseguirlo, basta que el enfermo comunique su decisión al médico, o que lo hagan sus familiares si éste no pudiera hacerlo.

Es una buena noticia que la justicia escuche a sus ciudadanos, y actúe acorde a un pedido de clemencia que va más allá de rigideces legales.

Visto en La Nación

Agradecemos a Agostina Rufolo por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas