Mundo

Corte devuelve trabajo a musulmana echada por usar velo

La Corte Suprema norteamericana dio un revés a la discriminación laboral por creencias religiosas, y juzgó contra Abercrombie & Fitch por negarse a emplear a una mujer musulmana por usar su velo.

 

Buendiario-samantha-elauf-velo-musulmana

 

Abercrombie & Fitch, la popular marca de ropa, dijo que el velo musulmán choca con su código de vestimenta. Dijeron que sus vendedoras deben vestirse con “el estilo clásico de colegiales de la Costa Este”. Eso le costó el trabajo a Samantha Elauf, que se negó a quedarse callada. Y su reclamo llegó lejos, muy lejos. “Esto es muy simple”, dijo el juez Antonin Scalia al anunciar la decisión de la Corte Suprema defendiendo a la joven.

No se puede despedir a alguien por sus creencias religiosas, dijo el juez, que consideró que la negación a contratar a la joven está motivada por un deseo de evitar incluir sus creencias. Y esto es suficiente como para que ella pueda demandarlos bajo la ley de discriminación federal. Al juicio Samantha fue acompañada por su madre y por David Lopez, consejero general de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades de Empleo. Elauf recibió 20.000 dólares de compensación de parte de la empresa, pero ella rechazó el pago, diciendo que la corte debería haber descartado la negociación antes que nada. Su objetivo era defender un derecho y no hacer ganancias económicas debido a la discriminación.

Así es como el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia norteamericana, y allí es donde Samantha prevaleció. Según Scalia, la ley “prohibe decisiones de negación de empleo a causa de motivos de prohibición” y aseveró que un empleador “no puede hacer de las prácticas religiosas de un aplicante el factor de decisiones para emplearlo o no”. Y la buena noticia es que la noticia no fue solo celebrada por musulmanes, sino también por sijs y judíos, también ligados a prendas religiosas de uso diario.

“Yo nací en Estados Unidos”, explicó Samantha. “Y pienso que soy igual que todo el mundo. Me gustaría que se respeten mis creencias religiosas”, en su defensa como musulmana que es además una norteamericana. Así, a la larga, ganó la tolerancia y la diversidad.

Visto en The New York Times

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas