Mundo

Correccional de menores cerrada por falta de presos

La Gobernación de South Wales, en Australia, se ha visto en la necesidad de cerrar un correccional de menores, debido a la falta de ocupantes.

 

buendiario-correcional menores australia 2

Cuarto de Emu Plains, el correccional de menores australiano que deja de existir

Según el Departamento de Justicia Juvenil de ese país, los cambios de actitud policial y en las prácticas en los tribunales han reducido el números de jóvenes presidiarios en un cincuenta por ciento en los últimos cuatro años. En 2009 había hasta 450 detenciones juveniles por día, pero el número ha bajado considerablemente y el centro de Emu Plains será clausurado como correccional de menores.

Greg Smith, fiscal, alega que la detención no es la única solución contra los muchachos que violan la ley. “Nosotros creemos que la detención debería ser el último recurso, la cárcel debería ser la unversidad contra el crimen. Quiero que mantengamos a nustros jóvenes fuera del centro de detención y creo que esa actitud es bienvenida por las cortes de justicia.” Smith, además, destacó: “La policía durante el gobierno anterior al presente, fomentada por planes estatales, eran alentados a encerrar a toda la gente que pudieran, incluyendo a juveniles.

Kevin Harris, vocero del Departamento de Justicia Juvenil, cree que cuantos menos sean los jóvenes encerrados, mayor será el presupuesto disponible para programas comunales. Harris explica que sale más de doscientos mil dólares anuales mantener a un joven detenido. En algunos centros de detención, como Cobham Juvenile Justice Centre, hay hasta tres guardias por cada interno, para preservar la seguridad. Eso, sumado a la atención médica y seguros sociales que cada preso recibe, implica enormes gastos estatales por año.

Pero la juventud de la zona de South Wales también parece estar ayudando. Un joven de 17 años que pasó un tiempo detenido en Cobham confesó: “No es lo que pensé que sería, y pasar un tiempo largo ahí adentro te hace pensar que no querés elegir esa vida.” Su caso parece ser indicador de la cantidad de jóvenes australianos que no desean el encierro y la vida criminal.

Visto en ABC Australia

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas