Sociedad

Córdoba: iglesia bautiza a bebé de matrimonio lésbico

El arzobispo de la ciudad autorizó la ceremonia en la catedral principal, y allí será bautizada Umma el próximo 5 de abril. Karina Villarroel y Soledad Ortiz, sus madres, están muy orgullosas.

 

Buendiario-karina-soledad-umma-bautismo-catedral-cordoba-2

 

El secretario de la catedral deberá aceptar que el país está cambiando, que ahora hay un poco más de libertad. En vez de rellenar los nombres del padre y de la madre de la bautizada deberá poner a las dos madres. Es que la pequeña Umma tiene dos mamás: Karina Villarroel y Soledad Ortiz, que se casaron según la ley argentina en 2013. Se tratará del primer caso de un matrimonio de personas del mismo sexo que bautizan a un hijo en la fe católica. Se trata del primer caso desde 2010, cuando se aprobó el matrimonio igualitario.

Noticia relacionada: Iglesias metodistas casan a parejas gays aún sin aprobación del cristianismo

Pero la noticia no es que Karina y Soledad hubiesen querido incorporar a Umma a la Iglesia sino que esta la haya admitido. El arzobispo de Córdoba, Carlos Ñañez, le concedió una audiencia a Karina, ex policía, y la autorizó a bautizar a la niña en la misma catedral de la segunda ciudad más poblada de Argentina. “Me confirmó que no habrá ningún problema”, contó la esposa de Soledad.

Las mujeres quieren que la madrina de Umma sea la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner. “Nos encantaría que la presidenta acepte nuestra propuesta porque, gracias a ella, pudimos formar matrimonio y agrandar la familia con Umma. Estamos muy felices”, explicó Karina. Además, la niña tendrá un padrino y una madrina amigos de la pareja.

 

Buendiario-karina-soledad-umma-bautismo-catedral-cordoba-3

 

El papa Francisco se opuso en su momento a la ley de matrimonio gay, pero admitió la posibilidad de la unión civil entre personas del mismo sexo, y, ya instalado en la Iglesia de Roma, abogó por incluir a los niños de matrimonios homosexuales en la fe católica. Lo interesante del caso de Karina y Soledad es que no están casadas por la fe católica, pero el arzobispo de Córdoba autorizó, de todos modos, a que un sacerdote de la catedral bautice a Umma. Fuentes de la Iglesia cordobesa reconocen que esta decisión fue posible por la influencia de Jorge Bergoglio, actual papa. Más allá de toda contradicción religiosa, es una gran noticia que la Iglesia avale el amor de estas mujeres, entre ellas y hacia su hija.

Noticia relacionada: Pareja trans de Entre Ríos espera bebé y logró casarse por civil

Karina no ha tenido la misma suerte con la Policía de Córdoba, la cual consideró que al haber sido Soledad la que tuvo a Umma en su vientre a Karina no le correspondía licencia por maternidad. La oficial, sin embargo, decidió tomarse los 180 días de licencia y ha llevado el reclamo ante la justicia. La buena noticia es que las sociedades pueden cambiar y abrirse, y si un día la Iglesia se abrió al cambio, tal vez lo mismo ocurra con la policía. Habrá que esperar y confiar.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas