Acción / Reacción

Nuevo brazo biónico que se controla con el pensamiento

Un nuevo procedimiento quirúrgico experimental denominado reinervación muscular dirigida, permite a la persona amputada controlar una prótesis motorizada e, incluso, llegar a sentir las superficies que toca su brazo biónico.

 

El método —desarrollado por el ingeniero biomédico Todd Kuiken, del Instituto de Rehabilitación de Chicago, y Gregory Dumanian, cirujano de la Universidad Northwestern— consiste en redirigir a otros músculos lo que queda de los nervios encargados de mover el codo y la mano.

El experimento se llevó a cabo en un sargento estadounidense, Glen Lehman, quien perdió su brazo tras la explosión de una granada en su auto en Bagdag.

Cuando Lehman piensa en cerrar la mano que le amputaron en aquel hospital de Alemania, su bíceps se contrae por la acción de los nuevos nervios y un pequeño ordenador lee esas señales eléctricas, aprendiéndolas y enviándolas a la prótesis robótica. Así que cuando el ex-militar piensa en cerrar su mano inexistente, su mano biónica, en efecto, se cierra.

La técnica no necesita ningún tipo de implantes, a diferencia de otros brazos robóticos de última generación, que sí requieren la colocación de microelectrodos en el cerebro para captar las señales eléctricas que ordenan los movimientos.

El brazo biónico aún no es perfecto. Se corren riesgos de parálisis permanente de los músculos intervenidos y ofrece pocos movimientos: básicamente puede doblar el codo, girar la muñeca, agarrar algo y pegar un pellizco. Con entrenamiento, los pacientes pueden llevar a cabo varias de estas acciones a la vez, aunque la conexión pensamiento-máquina todavía está lejos de ser perfecta.

Sin embargo, la ciencia está cada vez más cerca de lograr que los miembros biónicos devuelvan la movilidad, sensaciones y libertad a personas que padecen la falta de un miembro.

Visto en Es Materia

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas