Deporte

Conocé a Sue, la mujer que bucea en silla de ruedas

La inglesa tiene 46 años y desde los 30 está en una silla de ruedas por una enfermedad cerebral, pero eso no le impide llevar a cabo su pasión: bucear.

 

 

Sue Austin tiene larga experiencia en arte multimedia y performances, y se propuso una misión: cambiar los estereotipos de las personas. Y nunca pasa desapercibida, porque la Licenciada en Psicología por la Universidad de Gales – con Maestría en Artes Finas por la Universidad de Plymouth – decidió tomar como filosofía de vida la libertad. Eligió que su discapacidad no la detenga, y cuenta con el apoyo de asociaciones de artistas y universidades de prestigio.

Noticia relacionada: Motoquero ciego rompe récord mundial de velocidad

Desde los 30 años de edad Sue está en una silla de ruedas por una enfermedad cerebral, pero decidió convertir esa condición en arte, por su poder terapéutico. Y desde entonces empezó no solo a investigar, sino a desarrollar teorías y trabajos de investigación científica y artística para reforzar sus conceptos. Sus investigaciones se valen de conceptos del filósofo francés Jacques Derrida, pasando por la semiótica hasta las implicaciones de la silla de ruedas en el espacio… Toda una intelectual del arte que lucha porque sus similares cambien la forma en que perciben la discapacidad.

 

Buendiario-sue-austin-silla-ruedas-buceo-2

 

“Casi todos con los que he hablado me dicen que cuando empezaron a utilizar la silla de ruedas desaparecieron como personas. Cuando caí en la enfermedad y terminé en la silla de ruedas, empecé a usar el arte para reconstruirme hacia la sociedad. Sentí que me hice invisible. El proceso artístico me permitió descubrirme y explorarme a mí misma otra vez”, explica Sue, que decidió enfocarse hacia el buceo en su búsqueda.

Freewheeling es el proyecto por el cual decidió adecuar una silla de ruedas para poder bucear y transportarse bajo el agua. ¿Ambicioso? Sí. ¿Imposible? No. Al menos para Sue fue una iniciativa que le ocupó mucho tiempo y con la que se sintió muy satisfecha. “El objeto de la silla de ruedas es la mirada pública, es decir lo que significa que las personas puedan ver las sillas de ruedas en una nueva forma, que crea asociaciones positivas de la libertad y el juego”.

Noticia relacionada: Cordobés se consagra subcampeón en Australia en tenis adaptado

El gran reto fue el diseño de la silla de ruedas acuática. Los soportes para los pies fueron modificados para sostener una placa de acrílico que funcionara como aleta, debajo de la placa dos propulsores le dan el empuje bajo el agua; los cinturones para las piernas y la cintura también fueron modificados. “Fue mucho más acrobático de lo que esperaba”, cuenta Sue, cuyo proyecto impactó muy fuerte en el mundo del buceo y el Departamento de Oceanografía de la Universidad de Plymouth tiene planes de hacer cursos accesibles a estudiantes con discapacidad. Una mujer ejemplar, pero además una gran deportista a la que nada detiene.

Visto en Huffington Post

Agradecemos a Raquel Brestovitzky por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas