Deporte

La mano de Antetokounmpo, la más grande de la NBA

Con apenas 19 años y 12 días, el griego Giannis Antetokounmpo se convirtió en el titular más joven de la historia de los Milwaukee Bucks. Y no sólo eso: mide 2,20 metros y sus manos miden 27 centímetros de largo. ¡Un gigante!

 

 

“Es algo tremendo. Se lo contaré algún día a mis nietos”, dice Giannis Antetokounmpo sobre su increíble historia. Es que no sólo es el jugador más joven de la NBA esta campaña, sino el que tiene las manos más grandes de toda la Liga: 27 centímetros desde la punta del dedo del medio hasta la muñeca.

Su carrera en la NBA está siendo meteórica y tan increíble como el hecho de que ha crecido algo más de tres centímetros desde que fue drafteado por los Bucks el pasado mes de junio con el número 15. Y todo apunta a que crecerá más: una revisión médica dictaminó que tiene los tejidos y tendones de un adolescente de 16 años. ¡Y eso que ya mide 2,20 metros!

Noticia relacionada: Seventh Woods, un chico que con 14 años la rompe en el básquet

Hace apenas unos años, Antetokounmpo sobrevivía vendiendo pañuelos con sus tres hermanos en las calles de Atenas, adonde llegaron de forma ilegal sus padres desde Nigeria. Ahora, gracias al destino, el muchacho juega contra veteranas estrellas como Anthony o Kevin Garnett. Pero aquella vida dura lo entrenó, y no teme ante los grandes. Los enfrenta, es atrevido. Y por eso la gente ya lo adora. De hecho, en Milwaukee corean su nombre y repartieron un póster suyo a tamaño real a cada aficionado que fue al partido ante los Grizzlies ayer.

 

 

El ascenso de este joven titán del básquet comenzó en España, donde Willy Villar, director deportivo del CAI Zaragoza, lo contrató en diciembre de 2012, luego de ver un video casero de mala calidad de un partido de la liga griega. “Hacía cosas que no eran ni medio normales para un crío de su edad. Tenía un potencial tremendo y quise ir a ver dónde estaba el truco”, explica el dirigente, quien se dirigió a las instalaciones del Filathlitikos, de la segunda división griega, y alucinó con lo que se encontró.

Noticia relacionada: Un triple imposible, que te dejará boquiabierto

“Hicimos dos entrenamientos. El primero, de dominio de balón, movimientos en el poste y tiro. Lo hacía todo de 10. Anotó 44 puntos y capturó ocho rebotes en un partido. Me empezaron a temblar las piernas y llamé al presidente. Había que ficharle enseguida”, recuerda el español. A partir de allí llegó la explosión mediática: la NBA, el All Star de Grecia, el reconocimiento.

Lo que a nadie pasa desapercibido es que sus gigantescas manos son de otro planeta, fuera de lo normal. “¡Parecían raquetas de tenis! Es una máquina de taponar e intimidar”, recuerda Villar, fan de primera hora de Antetokounmpo. Los Bucks se llevaron un diamante en bruto, que ya promedia 6,7 puntos y 4,7 rebotes en 22,7 minutos. Un jugador que alguna vez fue un fantasma por no tener papeles en Grecia (no podía jugar para su selección), puede ahora marcar época. Y ahora no sólo tiene documentos y juega para su país, sino que es feliz.

Visto en MARCA

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas