¡WOW!

Compra container y encuentra dentro auto de James Bond

Un comerciante adquirió un contenedor en una subasta por tan sólo cien dólares. Lo que no esperaba era encontrar dentro el Lotus Esprit que James Bonda usó en El espía que me amó. ¡Lo que se dice una inversión inteligente!

 

buendiario compra container encuentra auto lotus esprit james bond espia subasta 2

El Lotus Esprit en su momento de gloria

 

Una subasta ciega es un lugar donde uno invierte cierto dinero y se lleva a cambio algo que no sabrá qué es hasta tenerlo en las manos. Así, un modesto comerciante – cuyo nombre no fue revelado – invirtió cien dólares, esperando tal vez duplicar o triplicar su apuesta, vendiendo los contenidos del container que adquirió. Pero, oh sorpresa, al recibir el contenedor descubrió que dentro se hallaba uno de los autos más legendarios de la historia del cine, aquél con el que James Bond navegó las profundidades del mar: el Lotus Esprit, que vale al lenos 10.000 veces lo que el comercianto invirtió.

Noticia relacionada: El detrás de escena de grandes películas clásicas

La reliquia fue parte de la película de 1977 The Spy Who Loved Me, en la que era un submarino además de un rodado; nadie sabe cómo llegó al container, pero sí se sabe su destino: será subastado en Londres, donde se cree que será comprado por al menos un millón de dólares.

Las teorías dicen que la producción de la película dejó al auto en el container por un período de diez años, y que cuando venció el pago del container nadie fue a reclamarlo; así llegó a la subasta, donde el comerciante – cuyo negocio de alquiler de herramientas es muy modesto – lo adquirió casi sin saber qué era. De hecho, jamás había visto una película de Bond antes. El auto no tenía ruedas y tenía el techo abollado: no se veía muy tentador.

 

buendiario compra container encuentra auto lotus esprit james bond espia subasta 3

El auto en su estado actual

 

Pero al llevarlo a su casa, fueron otros conductores en la ruta los que reconocieron al vehículo, haciéndole saber que tenía entre manos una maravilla. Así fue como el hombre alquiló la película de Bond y entendió el tesoro que poseía. La máquina fue construida para el film por un ex marine del Ejército Norteamericano, y salió un equivalente a 500.000 dólares de hoy. Su gran escena es cuando Roger Moore y Barbara Bach se escapan del enemigo al conducir directo hacia el mar.

Noticia relacionada: Virtuosos camioncitos y autitos hechos con fósforos

El experto en Bond Doug Redenius fue quien confirmó la autenticidad del bólido, y así será subastado el 9 de septiembre; cuando se venda, la vida del feliz poseedor del auto cambiará para siempre. “Vas a quedar en la historia como el tipo que encontró el auto de James Bond, pero además vas a vivir muy confortablemente para el resto de tu vida”, le dijo Redenius al afortunado comprador.

Max Girardo, director de RM Auctions Europe, alienta las chances de una buena venta: el Aston Martin 1964 DB5 que condujo Sean Connery en Goldfinger y Thunderball se vendió por 4.4 milliones de dólares en 2010.

Noticia relacionada: Bizarra carrera de autos locos en Londres

Aquí los dejamos con la maravillosa escena donde el auto muestra sus dotes:

 

 

Visto en Daily Mail

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas