Jardinería

¿Cómo cosechar morrones en tu jardín?

A más de uno le da pena tirar las semillas del morrón. Tanta potencialidad de vida en una pequeña verdura. Ya no más, con ustedes hoy: cómo cultivar morrones.

Por Bettina Vita y Denise Araujo

 

 

 

Para poder sembrar morrones podemos ir a comprar la semilla que nos vende el vivero, o bien rescatarla nosotros mismos de los morrones que comemos.

Para sacarlas del morrón hay que hacer un corte circular del lado del cabito y luego arrancar tirando despacio. Sacar con la mano todas las semillas y dejarlas sobre un papel absorbente en un lugar donde les de calor y luz, así se secan. Dejarlas allí aproximadamente una semana.

Cuando tenemos las semillas secas podemos ponerlas ya en un semillero para hacerlas germinar. En esta ocasión, también podemos ir de compras al vivero o resolverlo con algunos vasitos plásticos que tengamos en casa y de paso reciclar… lo único que tenemos que tener en cuenta es que tengan un buen drenaje (agujeritos en la base) para que no guarde mucha humedad y se nos pudra la semilla por dentro. Si los rescataste de algún yogur o algo así, con un fierrito calentado en la hornalla por unos segunditos, lo dejás perfecto. También son muy útiles los potes de tergopol del helado que se agujerean con un lápiz ;).

 

Lo que hay que hacer siempre es poner más semillas de las que esperamos cosechar, porque siempre sucede, que no todas germinan o que luego de haber germinado, algunas se pierden en el camino.

La jardinería es muy terapéutica porque nos ayuda a armarnos de paciencia, a saber esperar el momento, pero también nos hace aprender a convivir con el fracaso. Muchas, muchas, muchas de las plantas que inicies, morirán antes de darte el fruto o la flor. Es así, nos pasa a todos, pero de ahí aprendemos a cuidarlas mejor y a volver a empezar un nuevo ciclo. Asi que no te sientas un #plantkiller si no sale al primer intento.

 

Por eso, en nuestro semillero vamos a poner el sustrato perfecto para el ají, que en este caso es, como dijimos en esta otra nota: “Cómo hacer un sustrato eficiente“, una mezcla entre compost, humus de lombriz, perlita y vermiculita.

Llenamos la tercera parte de cada semillero con el sustrato, apretamos muy poquito y luego, ponemos 3 o 4 semillas de las que secamos en cada uno. Tapamos con otra capa de sustrato hasta llegar a casi el borde, y regamos fuerte para que quede bien bien húmedo. Les recomendamos poner un señalador para marcar qué semillas tenemos ahí, no sólo para reconocerlas más adelante si tenemos muchas variedades distintas, sino también para no olvidarnos de regarlas!!

Es importante que el semillero no quede seco ¡nunca! Ni seco ni embarrado (atentos también a que el drenaje funcione).

Los dejamos en un lugar donde le de calorcito porque al morrón le gusta germinar con calor y luz y esperamos… En un par de días vamos a ver brotes.

 

Cuando veamos que nuestra plantita ya es lo suficientemente fuerte como para enfrentar la vida, el viento y demás, la vamos a pasar a una maceta más grande.

Y ahí esperaremos entre 3 y 4 meses hasta que empecemos a ver nuestros frutos crecer. Como todos sabemos lo que es un morrón, nos vamos a dar cuenta cuando está listo para cosechar. Pero por si queda alguna duda,  habrá que esperar a que esté rojo y ligeramente arrugadito.

 

¡Éxitos!

Si tenes alguna consulta, no dudes dejarla en los comentarios :)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas