¡WOW!

¡Colonia de medusas apaga un reactor nuclear en Suecia!

No fue un tsunami pero bien podría haberlo sido: un gran conjunto de medusas provocó el cierre de uno de los reactores nucleares más grandes del mundo, ubicado en Oskarshamn, al sudeste de Suecia. La naturaleza tiene maneras extrañas de cuestionar las actividades humanas, ¿no creen?

 

El tremendo reactor nuclear, desde adentro

El tremendo reactor nuclear, desde adentro

 

Los operadores de la planta nuclear de Oskarshamn no tuvieron más remedio que dar por cerrado el reactor número tres luego de que una tonelada de aguas vivas de la variedad “Luna” taponara los tubos que dejan pasar el agua fresca que baja la temperatura de las turbinas de la planta. El tema no es menor: la central aporta un décimo de la energía total de Suecia, y el reactor que los seres vivos sacaron de circulación es el más grande de su tipo en el mundo.

En apenas dos días, el reactor volvió a funcionar, luego de que las medusas fueran relocalizadas a otros vecindario del mar. Los operadores lograron que la maquinaria, capaz de generar 1400 megawatts y que es el reactor más grande construido sobre agua del mundo, pero los biólogos no descartan que el fenómenos vuelva a ocurrir.

Noticia relacionada: Monja se mete en planta nuclear para advertir sobre sus peligros

Los tres reactores de Oskharshamn son de agua en ebullición, el mismo tipo que los que se encuentran en la planta japonesa de Fukushima y que tuvieron grandes pérdidas de alto riesgo, luego de que un tsunami destruyera los muros que contenían a la energía allí producida. De ahí que todo tenga un aire de justicia poética, o de “venganza de la naturaleza”.

 

Las medusas no saben de obstáculos humanos

Las medusas no saben de obstáculos humanos

 

No es que las medudas sean un problema nuevo para las plantas nucleares: ya el año pasado la planta californiana de Diablo Canyon debió cerrar su reactor cuando seres gelatinosos taponearon sus cañerías de ventilación. Las plantas necesitan un flujo constante de agua fría para apaciguar a sus reactores y sus sistemas de turbinas, motivo por el cual dichas plantas suelen construirse cerca de grandes superficies acuáticas.

Noticia relacionada: Fukushima apuesta a la energía eólica para prevenir futuras catástrofes

“Es cierto que cada vez hay más casos como estos de colonias de medudas que crecen y se multiplican”, explica Lene Moller, investigadora de Instituto Sueco del Medioambiente Marino. La especie que causó el cierre de Oskarshamn se conoce como “medusa luna común” (o Aurelia Auritas).

“Es una de las especies que puede florecer en áreas extremas, que se siente cómoda donde hay abundancia de peces o donde las condiciones no son buenas”, cuenta Moller. “A la medusa luna le gusta este tipo de aguas, no les importa si florecen las algas ni si la concentración de oxígeno es bajo. Los peces se van y las medudas pueden apoderarse del ecosistema”.

Noticia relacionada: Fotos de increíbles criaturas de las profundidades

¡Y vaya si dominan la zona, que no sólo son las únicas habitantes sino que pueden detener a un reactor nuclear! Todo indicaría que hay una lección que aprender de todo esto, pero dejaremos que el lector saque sus propias conclusiones.

Visto en PHYS

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas