Buen Samaritano

“Coco” transformó baldíos y basurales en plaza de juegos

Elvio “Coco” Moroncini, vecino de Villa María, convirtió baldíos y basurales en un espacio de encuentro familiar. Con sus propias manos los transformó y llenó de curiosos juegos surgidos de su ingenio.

 

buendiario - Vecino buena onda convierte baldio en plaza de juegos

 

Una mañana de sol, Elvio “Coco” Moroncini se imaginó que podía hacer algo para cambiar esos baldíos que a pocos metros de su casa se habían convertido en basural. Quería un espacio comunitario para que las familias de su barrio Las Playas, de Villa María, pudieran disfrutar del encuentro, los juegos y el descanso. Elvio no esperó que el Estado u otros lo hicieran y puso manos a la obra para transformar aquel lugar olvidado en una plaza para todos.

Para empezar, la llenó de curiosos juegos surgidos de su habilidad y su ingenio, fabricados con materiales en desuso. “A la gente hay que darle un lugar de encuentro y esperanza”, le brotó decir a los funcionarios municipales que a finales de los años ’90 lo escuchaban frente a su casa. Hoy recuerda que no le dieron mucho crédito. Evidentemente, no conocían su voluntad para concretar cada idea que se le cruza por la mente.

Noticia relacionada: Londres: reserva natural surge entre la basura

Coco dedicó su vida al trabajo metalúrgico, por lo cual la habilidad para soldar y doblar hierros ya la tenía desde hace años.

Ahora, con 75 años y ya jubilado, cuando le surge una idea para construir un juego, el impulso es infrenable. Se levanta de madrugada y casi no para hasta terminarlo. Con engranajes, piezas recolectadas en desarmaderos, hierros y chapas que fue encontrando construyó juegos para la plaza que disparan la imaginación de los pequeños.

Noticia relacionada: Boston solidario: vecinos ofrecen casa a afectados

El espacio recuperado por Coco había pasado a ser sinónimo de consumo de alcohol y drogas. Día a día fue gestionando donaciones de tierra para relleno, columnas de alumbrado y bolsas de cemento. Recibió materiales y mano de obra del municipio y particulares, pero gran parte del tiempo y el dinero salió de sus ganas de inventar una plaza.

Lo que la hace diferente son los juegos. El “cocomóvil” fue el primero: un armatoste de hierros viejos, soldados y pintados, con palancas y perillas para que se mueva con la imaginación de los chicos. Ya son más de 20 los artefactos surgidos de su mente inquieta.

Visto en La Voz

Agradecemos a Raquel Brestovitsky por enviarnos esta noticia

2 comentarios en ““Coco” transformó baldíos y basurales en plaza de juegos”

  1. gloria de fissolo dice:

    COCO UD , PROYECTE QUE SIEMPRE HAY COSAS EN DESUSO EN TODAS LAS CASAS .DELE MANIJA A SU MENTE!!!!!!!!!!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas