Mundo

China pone fin a presencia de strippers en funerales

El ministerio de cultura ha anunciado desmantelar y acabar con el negocio ilegal de las strippers en los funerales, una costumbre que se ha realizado durante décadas, sobre todo en las zonas rurales, para atraer más personas a los velatorios.

 

buendiario-acabar-con-strippers-en-funerales-china-cuatro.jpg

 

Tradicionalmente para los chinos, tener funerales con grandes multitudes era y sigue siendo una marca de reconocimiento y un presagio de buena suerte en el más allá. Con el tiempo, estos rituales se han convertido en multitudinarios funerales con una principal atracción: bailarinas eróticas que realizan su show delante de la imagen del muerto. ¨De lo contrario, nadie vendría¨ comenta un aldeano.

 

buendiario-acabar-con-strippers-en-funerales-china-tres.jpg

 

Los artistas y organizadores, montan todo el festín en una carpa donde familiares y público desconocido participan del espectáculo. Chicas con poca o ninguna ropa, cantan y hacen bailes eróticos, compartiendo escena con una foto gigante o con el ataúd con el muerto. 322 dólares al mes es la ganancia aproximada.

El gobierno ha intentado acabar con esta práctica a la que consideran lasciva y obscena, con poco o ningún éxito, pero han vuelto al ruedo y la propuesta es trabajar conjuntamente con los cuerpos de seguridad locales para hacerle seguimiento a los organizadores y acabar con este negocio ilegal.

 

buendiario-acabar-con-strippers-en-funerales-china-dos

 

¿Pagar por dolientes? ¿De verdad?

No es que sea mala idea la de pasar a la otra ¨vida¨ con alegría, o hacer una fiesta como alternativa para honrar al muerto, ni más faltaría, cada quien es libre de vivir e incluso morir como bien le plazca, pero lo que condenan las autoridades es que otros hagan de esa fiesta un negocio, y se aprovechen de esta circunstancia. Lo que sí queda claro es que tendrán que hacer grandes esfuerzos, en vista de que es una tradición bastante arraigada en ciertos sectores de la sociedad china.

Visto en The Wall Street Journal

Esta nota fue editada por Alicia Pérez Estevez

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas