Mundo

China lanza masiva campaña anticorrupción

El presidente del gigante chino, Xi Jinping, se decidió a cumplir sus promesas y puso en marcha un operativo de control para vigilar a los políticos de su nación en pos de mayor transparencia.

 

Buendiario-china-campana-corrupcion-transparencia-2

La ley se aplica para dar el ejemplo.

 

Autos llenos de lingotes de oro, millones en efectivo dentro de cajones, escrituras de propiedades inmobiliarias: esas pruebas y más se le han encontrado a funcionarios chinos en tiempo reciente. Ante la abundancia de dirigentes investigados, el Gobierno chino lanzó una nueva campaña contra la corrupción. El presidente del país, Xi Jinping, ya empezó a castigar por métodos legales a miles de políticos corruptos, con mayor tesón que sus pasados colegas en el cargo.

La última semana se anunció la detención del ex-responsable de los servicios chinos de seguridad, Zhou Yongkang, uno de los nueve hombres más poderosos del país. Ya nadie parece intocable: también fue condenado el ex-responsable del sector de la energía, Liu Tienan, por corrupción. La Comisión Central para la Investigación y la Disciplina (CCID), el órgano del Partido Comunista encargado de la supervisión interna, es la que pone en práctica el control, que se ha intesificado a partir del 31 de octubre de este año.

Parece haber bastante consenso de que el procedimiento es eficiente y que mejora la gobernabilidad y la legitimidad del régimen. La corrupción ha socavado la confianza de los ciudadanos, y Xi, como su promotor, se ha vuelto inmensamente popular. También el Ejército ha atravesado limpiezas, con la intención de crear fuerzas armadas modernas y profesionales. Las empresas estatales no están exentas de dar explicaciones, y han habido una serie de reformas en el sector que ayudaron a reactivar un poco la economía, que viene desgastada.

“La lucha contra la corrupción está creando un entorno sano para la reforma y la apertura. La lucha contra la corrupción y la acometida de reformas son dos pilares que se apoyan mutuamente”, señala el profesor Li Chengyan, del Centro de Estudios sobre Gobierno Limpio de la Universidad de Beijing.

China ha caído en el último año 20 puestos en la clasificación que elabora anualmente Transparencia Internacional, y se encuentra ahora en el número 100 de un total de 175. Es por eso que su presidente ha enfatizado la política de limpieza, no solo en el desempeño público sino en otras áreas como cuidado ambiental y conciencia social. En lo político, la semana pasada se anunció que la Comisión Central para la Investigación y la Disciplina examinará, por primera vez, los departamentos centrales del Gobierno y del Partido Comunista; incluido el Comité Central.

El nuevo plan apunta a los próximos cinco años y busca poner fin a la corrupción en un país que se capitalizó muy velozmente y que aún tiene muchos temas por resolver.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas