Animales

Chimpancés cazadores revelan secretos de primeros hombres

El estudio de este tipo de primates que usa lanzas para cazar ha aportado claves sobre el origen de las sociedades humanas.

 

Buendiario-chimpance-fongoli-cazar-1

 

En la calurosa sabana senegalesa se encuentra el único grupo de chimpancés que usa lanzas para cazar animales con los que alimentarse. Este primate, que vive en las cercanías de la comunidad de Fongoli, caza usando ramas afiladas; este modo de conseguir alimento es un uso cultural que remite directamente al hombre. Pero no es lo único que nos asemeja a ellos: entre estos chimpancés hay más tolerancia y mayor paridad de sexos a la hora de cazar. Los machos más corpulentos no usan su fuerza para imponerse, y los investigadores están convencidos de que estos simios puedenn ofrecer claves sobre la evolución de los ancestros humanos.

“Son la única población no humana conocida que caza vertebrados con herramientas de forma sistemática”, explica la antropóloga Jill Pruetz, que ve en los monos el origen de los primeros primates erguidos sobre dos patas. En la sociedad de Fongoli, las hembras protagonizan la mitad de las cacerías con lanza. Su innovación tecnológica consiste en convertir las ramas en pequeñas lanzas para cazar, y gracias a ellas las hembras consiguen independencia alimentaria. Solo el 5% de los machos roban a las hembras sus presas, cifra bajísima.

 

Buendiario-chimpance-fongoli-cazar-2

 

“En Fongoli, cuando una hembra o un macho de bajo rango captura una presa, se les permite quedársela y comérsela”, asegura Pruetz, analizando la baja injerencia del macho alfa entre estos chimpancés. El respeto de los machos de Fongoli por las presas obtenidas por sus compañeras sirve de incentivo para que estas se decidan a ir de caza más a menudo.

La sabana senegalesa, con pocos árboles, es un ecosistema que guarda un importante parecido con el escenario en el que evolucionaron los ancestros humanos. Los chimpancés de Fongoli pasan la mayor parte de su tiempo en el suelo y no entre las ramas, y de ellos habría evolucionado el primer homínido, al intensificar el uso de herramientas tecnológicas para superar las presiones ambientales. “El entorno tiene un impacto importante en el comportamiento de los chimpancés”, explica el primatólogo Josep Call, del Instituto Max Planck. “La distribución de los árboles determina el tipo de caza: donde la vegetación es más frondosa la caza es más cooperativa frente a otros entornos en los que es más fácil seguir a la presa y son más individualistas”.

Nuestra relación con otros primates ya es algo demostrado, pero quizás estudiando a más tipos de monos encontremos el nexo perdido, aquél que demuestra en qué momento el simio se hizo hombre.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas