Entretenimiento

Chile tendrá el único edificio de Gaudí fuera de España

La ciudad de Rancagua del país andino tendrá en 2017 el único edificio diseñado por el extraordinario arquitecto catalán fuera de su país de origen, una capilla de 30 metros de altura.

 

 

Antoni Gaudí no tuvo suerte con sus proyectos internacionales. En 1893 realizó un diseño para construir un convento, un hospital y una escuela en Tánger, Marruecos, por entonces colonia española, pero su idea no se llegó a materializar nunca. Tampoco un famoso rascacielos de 360 metros, el Hotel Attraction, para la ciudad de Nueva York, que se barajó como el edificio para sustituir a las Torres Gemelas tras los atentados del 11-S (los especialistas del genial arquitecto consideran que el único dibujo conocido no es suyo, sino de uno de sus colaboradores, Joan Matamala). Pero hay un tercer proyecto internacional que sí verá la luz al otro lado del Atlántico, en la ciudad chilena de Rancagua, a cien kilómetros al sur de Santiago de Chile. Se trata de una capilla de 30 metros de alto y diez por diez de lado que se inaugurará en 2017 y será el único edificio de Gaudí fuera de España.

En 1909, el franciscano Angélico Aranda viajó a Barcelona para perfeccionar su pintura y conoció al arquitecto. En el taller del arquitecto había, según una fotografía, una pintura de Aranda. En agosto de 1922, el fraile envió una carta a Gaudí desde Chile en la que le pedía unos planos “como solo usted sabe hacer” para construir “un lugar de perdón” dedicado a Santa María de Los Ángeles. Gaudí, atareado en la Sagrada Familia, contestó el 12 de octubre, ofreciéndole el diseño de una capilla. “Podría por tanto adelantar para América lo que un día lejano ha de tener realidad en la magma obra del templo”, se lee en la carta de Gaudí, que además declara que “sería una prueba de confraternidad espiritual entre España y América”. El español consulta el lugar de emplazamiento, la intensidad de los vientos y envía un par de croquis de una de las fachadas y un corte interior.

El proyecto nunca se materializó, pero quedaron copias de las cartas en el Archivo Diocesano de Barcelona y a partir de los bocetos se pudieron hacer planos. Con los planos, a su vez, se hizo una maqueta del edificio, que en 1996 empezó a ser una posible realidad. Un equipo de arquitectos coordinados por Christian Matzner lograron la aprobación del Patronato de la Sagrada Familia y de sus dirigente, Jordi Bonet y Jordi Faulí. Ahora finalmente comenzarán las obras de la capilla, que será construida en piedra y hormigón armado a prueba de sismos. En la zona subterránea se construirá una cripta para depositar los restos del monje Aranda.

 

 

La bendición definitiva al proyecto llegó el 18 de diciembre de manos de la presidenta del país Michelle Bachelet durante una visita a la ciudad. El proyecto, que tiene un coste total de más de 4.400 millones de pesos chilenos, se convirtió en “una prioridad presidencial”, y las obras comenzarán el segundo semestre de este año. Se levantará un centro cultural, una escuela de artes y oficios, una cafetería y un lugar de oración abierto a todas las religiones.

“Sin duda la obra de Gaudí atraerá a muchas personas con intereses no solo en la fe, sino en la arquitectura y la cultura. La región de O’Higgins actualmente es visitada por 180.000 turistas al año y sabemos que la capilla será un nuevo foco de atracción y desarrollo para las comunidades locales”, explican los promotores de este inesperado edificio de Gaudí en tierras latinoamericanas.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas