Mundo

Chile anulará la amnistía promulgada por la dictadura

Bachelet hizo un anuncio inédito en materia de derechos humanos al cumplirse 41 años del golpe de Estado.

 

buendiario-Chile-anulara-amnistia-promulgada-dictadura

 

Justamente en el aniversario 41 del golpe de Estado de 1973, el primero que le toca vivir a Michelle Bachelet en su segundo mandato, la socialista dio una señal inédita en materia de derechos humanos: su Gobierno anunció que pretende anular la Ley de Amnistía que fue promulgada por la dictadura de Augusto Pinochet en 1978 y que permitió que los crímenes cometidos entre 1973 y esa fecha quedaran impunes.

Noticia relacionada: Vuelve la democracia a Madagascar tras dictadura

El Ejecutivo pedirá con urgencia la tramitación de un proyecto de ley que existe en el Congreso desde 2006 sobre esta materia, presentado por un grupo de senadores oficialistas, y que busca anular los cinco artículos que componen la normativa del régimen militar. Según explica uno de los autores del proyecto, el senador Guido Girardi, la medida tiene un alcance retroactivo, lo que permitirá abrir juicios que la Justicia consideraba terminados y juzgar a quienes se beneficiaron de la ley.

La medida fue anunciada este jueves por la ministra de la Secretaría General de la Presidencia, Ximena Rincón, y el titular de Justicia, José Antonio Gómez, en una ceremonia en el Palacio de La Moneda. La iniciativa deberá ser debatida en el Congreso, pero es altamente probable que se apruebe, dada la mayoría que Bachelet tiene en ambas Cámaras. “Lo relevante para el gobierno es relevar lo que son proyectos importantes en materia de derechos humanos para iniciar los debates en el Parlamento”, señaló Gómez.

Noticia relacionada: Eudeba reedita libros quemados durante la dictadura

Bien avanzada la democracia, los tribunales comenzaron a investigar los crímenes cometidos por la dictadura entre 1973 y 1975, pese a la Ley de Amnistía, por considerarlos delitos de lesa humanidad, que no prescriben. En el momento de fallar, sin embargo, se encontraban con la normativa, que hizo imposible que en Chile se condenara a los responsables de los abusos cometidos en los primeros cinco años del Gobierno de Pinochet.

Uno de los casos icono fue el del juez Carlos Cerda, el primer magistrado que estableció que la dictadura utilizaba la desaparición forzada como método para eliminar a los opositores. El magistrado investigó a las cúpulas de los servicios represivos, desafío la Ley de Amnistía, pero eso el valió un enfrentamiento con sus superiores en la Corte Suprema, que ahora el propio magistrado integra.

La decisión de la presidenta socialista fue valorada por las agrupaciones de Derechos Humanos, que desde el regreso de la democracia en 1990 habían convertido la nulidad de la ley en una de sus banderas de lucha.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas