Buen Samaritano

Chicos marginados asisten a ensayo de famosa orquesta

80 niños participaron del ensayo general que el director Gustavo Dudamel y la Orquesta Simón Bolívar realizaron en un auditorio.

 

buendiario-Chicos-marginados-asisten-ensayo-famosa-orquesta

 

En España, un grupo de 80 chicos en riesgo de exclusión social tuvo la increíble oportunidad de ser parte de algo que, tal vez, nunca imaginaron: formaron parte del ensayo general de la Orquesta Simón Bolívar, una de las más reconocidas del mundo. A través del programa Acción Social por la Música, los chicos pudieron asistir a la gala íntima en el Auditorio Nacional.

La admiración que mostraron los chicos se refleja en el comentario de una de ellas. Miranda Benzant, de 12 años, estudia violín y cumplió el sueño de estar junto a la Orquesta a la que le gustaría pertenecer en el futuro.

“Hay niños que viven en una permanente violencia en casa, hasta el amor lo expresan a través de la ira. Para romper esa espiral, les ponemos un violín en las manos. Así forman parte de algo más grande, que es una orquesta y las heridas se sanan con música”, explica la presidenta de la fundación, María Guerrero. Según Ayuda en Acción, 2,5 millones de niños viven por debajo del umbral de la pobreza en España.

Noticia relacionada: Jóvenes combaten la violencia a través de la música

Detrás de este proyecto que aspira a ser como el sistema venezolano está Rubén Fernández García, profesor de conservatorio desde hace más de 30 años. “Pensé en hacer grupos de 10 niños que llevan cinco profesores, que les enseñan la posición del cuerpo y el instrumento, cómo se siente la música, la parte física pero también la mental y emocional. Aprenden a vivir juntos en una comunidad que trabaja unida para lograr un objetivo común, que es el ideal de una orquesta”, explica el maestro. Comenzaron con instrumentos de cartón, pero ya están consiguiendo los de verdad y aspiran a ampliar el número de asignaturas si las ayudas lo permiten. “En Estados Unidos están reclamando muchos profesores de música porque se han dado cuenta de que la pertenencia a una orquesta mejora el comportamiento en los barrios conflictivos y el rendimiento académico”, cuenta Fernández.

Al acabar el ensayo, Dudamel sale a compartir un rato con un grupo de niños españoles que no se atreven ni a hablarle, hasta que uno de ellos, que le llega por la cintura, le pregunta: “¿Por qué te gusta tanto la música?”. El director duda, pero contesta con dulzura: “Es lo más importante, me da la vida y me llena de alegría. Canten mucho, niños. Hagan mucha música”.

 

Visto en El País

Nota editada por Matías Greisert

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas