Deporte

Esquiadora de 92 años fue la estrella de la Carrera de la Historia

Zulma

Zulma de 92 años fue la estrella de la Carrera de la Historia.

Zulma Blanco, con sus 92 años, este fin de semana se consagró como la esquiadora más experimentada en la 10a edición de la carrera que conmemora la historia del esquí.

La esquiadora, volvió a ser protagonista en las pistas de esquí del cerro Catedral al calzarse las botas y las tablas y se deslizó por la nieve como si el tiempo no hubiese pasado, irradiando vitalidad.

Con más de 60 participantes y un día soleado totalmente despejado, la décima edición de la Carrera de la Historia conmemoró viejas épocas en la montaña. Decenas de participantes esquiaron con equipos y ropa de diversas décadas y demostraron las diferentes técnicas de esquí que tuvieron lugar en el Catedral.

“Empecé a esquiar cuando tenía 20 años. No había medios de elevación, entonces teníamos que subir caminando con los esquíes de madera a cuestas”, contó a LA NACION,
Zulma es de contextura pequeña, con una mirada que irradia alegría, conversadora y ágil. Así se lució al deslizarse con velocidad por la pista y hasta se quejó de que su hija Viviana -que la acompañaba en el descenso- le impedía avanzar con mayor ritmo.
La técnica para esquiar la mejoró con los años, ya que en sus inicios no era buena para deslizarse en las tablas y le llevó un tiempo aprender en la improvisada pista de principiantes que su hermano y otros amigos armaron en la base del cerro y llamaban “la pista de los tontos”. Para ella, el principal atractivo de esquiar siempre fue el paisaje de la Cordillera de los Andes y el lago Nahuel Huapi. “Te llena el espíritu”, dice, sentada en la terraza del refugio Lynch.
La vitalidad de Zulma contagió al resto de los esquiadores que participaron de la competencia como si fueran extras de un film de época, con equipos de esquí que ya forman parte de los baúles del recuerdo o que sólo se pueden ver en imágenes en blanco y negro que algún refugio de montaña todavía exhibe.
Tablas de madera, bastones de caña colihue y botas de cuero duro fueron el común denominador de los esquiadores de la historia. “Éste es un día para que los que formaron parte de la historia del esquí se sientan protagonistas”, dijo Alejandro Delgado, instructor de la escuela de esquí Fire on Ice y organizador del evento que celebró los diez años con un almuerzo en la terraza del refugio Lynch, dirigido por el chef Francis Mallmann.
  

Visto en: La Nación y en Informe Blanco

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas