Mundo

Caribe a Europa: “Queremos disculpas por la esclavitud”

Catorce naciones centroamericanas que padecieron el comercio de esclavos hace dos siglos reclaman a Gran Bretaña, Francia y Holanda que reconozcan y se disculpen por el daño que produjeron, además de compensar con lo que corresponde a las víctimas de la esclavitud.

 

Representantes de algunas de las 14 naciones que reclaman por el pasado

Representantes de algunas de las 14 naciones que reclaman por el pasado

 

William Hague, quien fuera secretario del exterior de Gran Bretaña, escribió en 2008 que el comercio de personas es “una barbaridad brutal, mercenaria e inhumana”. Sus palabras no quedaron en el vacío: ahora catorce países caribeños quieren que él y su país demuestren esa creencia con acciones.

Siguiendo una sensación de injusticia que arrastran hace dos siglos, las naciones se han organizado para compilar un inventario de los daños que han sufrido de manos de los colonizadores y reclaman un pedido de disculpas y reparaciones materiales de parte de poderes coloniales como Francia, Inglaterra y Holanda. Para presentar su caso, contrataron al estudio de abogados que este año ganó el juicio a Gran Bretaña por los keniatas que fueron torturados bajo el mandato británico del país africano en los años cincuenta.

Noticia relacionada: Jamaica reemplaza importaciones por agricultura local

Gran Bretaña dejó de comerciar en esclavos en 1807, pero en 2006 Tony Blair expresó su “profundo lamento” por el comercio de personas, discurso que también emitió Lodewijk Asscher, ministro de asuntos sociales holandés. Historiadores declaran que en el siglo XIX un quinto de los ciudadanos ingleses se enriquecieron gracias al comercio de esclavos, pero jamás se compensó a los descendientes de los damnificados y jamás hubo unas disculpas oficiales.

 

William Hague, el británico a quien va en parte destinado el reclamo

William Hague, el británico a quien va en parte destinado el reclamo

 

En el caso de Francia, recién el actual presidente, François Hollande, reconoció la crueldad de su país hacia Argelia, una de sus ex colonias, llamándola “brutal e injusta”, pero no se disculpó en nombre de sus ciudadanos. Sarkozy ofreció a Haití ayuda económica en 2010 como reconocimiento de “las heridas causadas por la colonización”, pero de reconocer el mal pasado, poco y nada.

Las naciones caribeñas consideran que el mal que sufrieron llega hasta la actualidad, “esclavizándolos” aún hoy. “Nuestra búsqueda constante de recursos para desarrollarnos está conectada directamente a la incapacidad histórica que tenemos de acumular riquezas, debido a la esclavitud y al colonialismo”, expresó Baldwin Spencer, primer ministro de Antigua y Barbuda.

Noticia relacionada: Programa propone alimentación, salud y educación para toda Latinoamérica

La cosa podría derivar en un histórico proceso judicial en los tribunales de La Haya el próximo año. “Lo que ocurrió en el Caribe y en Africa fue tan brutal que sentimos que llevar este caso a los tribunales tiene buenas chances de producir un cambio”, expresó Leigh Day, del estudio británico a cargo del juicio.

Entre el listado de los reclamos se cuenta la pérdida de oportunidades educativas y económicas, problemas dietarios y de salud y pérdida de libertades individuales. “En general, los reclamos históricos se han resuelto políticamente, pero creo que tenemos un muy buen reclamo para hacer y por eso lo llevamos a la corte internacional”, comentó Day.

Noticia relacionada: El Banco Mundial informó que hay más clase media y menos pobres en América

“Fue una era en la que la venta de hombres, mujeres y niños se llevó a cabo por fuera de la ley en nombre de esta nación, y a una escala tal que se convirtió en una empresa comercial muy lucrativa”, había reconocido previamente Hague, uno de los destinatarios del reclamo legal. Más allá de sus declaraciones humanistas y de sus pomposas condenadas, habrá que ver qué dice a la hora de reparar los daños que su tierra ha causado a los estados americanos, que hoy se organizan para pedir una compensación histórica a tanta barbarie.

Visto en The New York Times

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas