Pura vida

Capital de Somalía prospera gracias a luces solares

La guerra civil en Somalia en los años noventa dejó un país devastado y a su capital, Mogadiscio, sin luz. Como parte del proceso de reconstrucción, en los últimos meses se han instalado postes de luces solares que le están permitiendo a la gente salir a la calle de noche.

 

 

Ahora, por primera vez en mucho tiempo, la ciudad es más segura, la gente ha vuelto a hacer actividades nocturnas y tanto las tiendas como el transporte funcionan por más tiempo. Además, el programa ha generado trabajo para varios ciudadanos. Gracias a los buenos resultados de esta iniciativa, ahora la administración regional de Benadir se prepara para instalar paneles solares en treinta rutas de cuatro distritos de Mogadiscio; oficiales del gobierno ya han empezado una campaña pública para crear conciencia sobre la importancia de esta medida, para que los residentes cuiden a las lámparas y la prosperidad dure.

La Municipalidad de Mogadiscio está expandiendo el programa – que cuenta con la ayuda del Gobierno de Noruega – para iluminar a la ciudad de noche, lo cual no sólo ayuda a la paz y a la seguridad, sino que impulsa el comercio, al permitir que los negocios permanezcan abiertos hasta tarde. Tanto la economía como el bienestar social ganaron un fuerte impulso con esta medida, de gran simplicidad.

Los nuevos distritos que recibirán mejoras lumínicas y sociales son los más residenciales: Warta Nabada, Hodan, Howlwadag y Yaqshid. Se dio prioridad a estas áreas debido a que, gracias a la incorporación de las luces, ha crecido la seguridad en esas zonas y mucha gente está retornando a vivir a sus antiguas casas, según cuentan allegados al proyecto.

Los oficiales de Benadir, a su vez, están organizando reuniones semanales con residentes de la ciudad, para educarlos respecto a cómo usar las lámparas callejeras, y para incrementar tanto la seguridad como el cuidado del equipo recientemente incorporado.

“Queremos que la gente se apropie de las luces y que las cuide como si fueran su propiedad, que no sientan que pertenecen a otros”, comentó el gobernador de la Diputación de Benadir, Iman Ikar Nur.

Más de cien de las recientes lámparas solares han sido una donación del Gobierno Británico, y La Nordic International Support Foundation estará a cargo de la instalación de las nuevas luces.

“Estamos contentos, porque ahora podemos salir de noche e identificar a otras personas cuando ocurre algún incidente, o cuando está en riesgo la seguridad”, comentó Sahra Abdi Nur, de 28 años y madre de cuatro hijos, participante activa del Centro para Investigación y Conciencia del distrito Hodan.

Un factor de riesgo al que la población le teme es el grupo al-Shabaab, quien constantemente atenta contra la paz y que busca controlar a la población a través del miedo. “Gracias a las luces, podremos desmantelar sus operaciones y las fuerzas del gobierno podrán hacerles frente”, opinó Amina Yasin, una residente de 32 años del distrito Howlwadag. Mumin Ahmed, 54, cree que las luces ayudarán a que los ciudadanos recuerden la vieja gloria de Mogadiscio: “Las luces reestablecerán la belleza por la que alguna vez se conoció a esta ciudad, y además servirán para detectar qué restaurantes violan las normas de sanidad, tirando basura a las calles”.

Mohamed Ali, 65, residente de Yaqshid, lo tiene claro: “Yo le digo a la administración pública: instalen las luces, nosotros seremos responsables y las cuidaremos, déjenlo en nuestras manos”.

Visto en Sabahi

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas