Entretenimiento

Breaking Art: ¡Maravilloso arte hecho con éxtasis!

Un artista británico ofrece una inusual exposición donde todas las obras están articuladas a partir de pastillas de dicha droga. Algunos se quejarán, otros celebrarán… ¡Pero qué bella obra!

Por Cecilia Martínez

 

Buendiario-chemical-x-arte-extasis-pastillas-2

 

20.000 pastillas de éxtasis pueden parecer, a simple vista, simpáticos redondelitos de colores para pegarse un subidón en una rave (o en varias). Pero para el artista siempre hay más de lo que el ojo, o el paladar, pueden percibir. Mientras en Argentina todavía se sigue debatiendo acerca de la despenalización del consumo de drogas y Uruguay se adelanta varios trancos a otros países de Latinoamérica, en Reino Unido, personalidades como Sting, Richard Branson y Russell Brand abogan por una revisión de la legislación vigente sobre los riesgos de la droga.

Aparentemente no están solos. O quizá la guerra, como dijera Churchill, podría seguir por otros medios. Tienen de su lado al artista inglés Chemical X, que crea obras de arte hechas de pastillas de éxtasis. Ehm, sí, como suena. El renombrado artista plástico -famoso por haber diseñado, veinte años atrás, el logo de una de las discos más emblemáticas de Londres y del mundo, la mítica Ministry of Sound- parece estar diciéndonos: “Ustedes debatan que yo, mientras tanto, me hago de un cargamento de pastillas de éxtasis y hago arte con esto”. Breaking bad meets Marta Minujín.

 

Buendiario-chemical-x-arte-extasis-pastillas-3

 

Las obras de arte son una suerte de paneles, murales y hasta vitrales con coloridos motivos de aves, arcoíris, soles y calaveras. Exploración del mundo o exploración de la mente durante un trip. Vaya una a saber. La idea de Chemical X no es desafiar la autoridad o la sensibilidad de los sectores más pacatos de la población, sino conectarse con una estética de los psicofármacos, alejándolos de la concepción frecuente que la gente tiene de ellos. “Dejaron de ser drogas, desde el momento en que están permanentemente adheridas a las obras”, nos advierte un vocero del artista.

 

Buendiario-chemical-x-arte-extasis-pastillas-4

 

Bueno, habría que preguntarle al artista en cuestión qué podría pasar si algún visitante de su exposición intenta “degustar” alguno de sus trabajos, como en la legendaria escena de La boda de mi mejor amigo donde una ávida chica acerca su lengua al pene de un David de hielo. ¿El posible resultado? Hellooo performance…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas