Mundo

Brasil: programa enseña a choferes a respetar a ciclistas

Una de las empresas más importantes de Recife, Itamaracá, realizó un entrenamiento práctico con sus conductores de omnibus, haciéndolos conducir bicis para que respeten más a quien usa ese medio. La medida fue copiada en otras partes del país, y sus resutados fueron inmediatos.

 

 

Ninguna bicicleta puede hacer frente a un omnibus de línea; no tendría por qué hacerlo. Pero a veces la convivencia no es fácil, y el trato de los choferes hacia los ciclistas es un tanto hostil. Para revertir esta situación, una empresa brasileña implementó un original método: hacer que sus choferes manejen bicicletas por un día, sintiendo en su propia piel el riesgo de ser impactado por un gran bus.

Noticia relacionada: Nueva ley francesa impulsa que empresas paguen más sueldos a quienes van en bici

“La propuesta es sensibilizar a los conductores de nuestros equipos para que tengan una buena convivencia con los ciclistas”, explicó Maria Amélia, directora de la empresa Itamaracá, de Recife. La idea nació de AMECiclo, la Asociación Metropolitana de Ciclistas de Grande Recife, y la empresa la acogió de inmediato. Su directora, de hecho, impulsa que su compañía se vuelva cada vez más amiga de la bici.

 

Buendiario-programa-brasil-ensena-choferes-omnbus-respetar-ciclistas

Los choferes aprenden a entender al ciclista

 

En el entrenamiento, el colectivo pasa a 50 centímetros de los choferes, que deben pedalear en una bicicleta estática. La idea es reproducir una situación habitual en las calles. Los conductores relataron, entre risas, que sintieron un susto, mismo sabiendo que todo iba a estar bien. Varios de ellos admitieron que más de una vez le pasaron cerca a los ciclistas y que ahora, después de la experiencia, no lo volverán a hacer. “Es cosa seria”, dijo uno de ellos, más consciente sobre los riesgos.

 

 

La legislación establece que debe haber al menos 1,5 metros entre un vehículo a motor y la bicicleta a la que quiere superar lateralmente. Los 60 conductores de la empresa atravesaron el entrenamiento, y hubo unanimidad sobre lo instructivo de la inciativa. Además de la parte práctica, los choferes se interiorizaron en el Código de Tránsito y los apartados que protegen a los ciclistas. Los artículos 201 y 220 del mismo establecen las distancias mínimas a dejar ante una bicicleta en movimiento y la necesidad de bajar la velocidad ante un vehículo de tracción a sangre, respetando el bienestar de todos.

Noticia relacionada: Norman Foster hará bicisendas en los cielos de Londres

El ejercicio vial fue rápidamente copiado por Florianópolis y ahora, parece, comenzará a aplicarse en otras grandes ciudades brasileñas. Todo sea por el bien del tránsito en general y de la educación, que a veces es el mejor arma para construir una sociedad mejor.

Visto en CBN

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas