Sociedad

Brasil destina 20% del empleo público a mulatos y negros

Lo aprobó por ley, que fija una cuota para ciudadanos multiraciales en las universidades públicas, organismos públicos y a las empresas estatales. “No debemos ignorar que el color de la piel fue y es motivo de prejuicio”, detalló Rousseff.

 

Buendiario-brasil-trabajo-negros-mulatos-rpusseff-veinte-por-ciento-2

Brasil, un país afrodescendiente, reivindica ese origen

 

El Senado brasileño aprobó gracias a un acuerdo consensuado entre todos los partidos una ley que reserva el 20% de los empleos en el servicio público a la población negra o mulata, la cual representa un poco más de la mitad del país. La ley, propuesta en noviembre pasado por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, había sido aprobada en marzo por la Cámara de Diputados, por lo que comenzará a regir tan pronto como sea sancionada por la mandataria.

Noticia relacionada: Brasil protege a los awas, la tribu más fragil del mundo

La norma establece que todos los concursos realizados por el Gobierno federal de Brasil para contratar empleados públicos en los próximos diez años deben reservar un 20% de los cupos para negros o mulatos, una condición que tendrá que ser probada antes de la contratación. Esto se aplica a todos los organismos públicos y a las empresas estatales. “Se trata de una medida justa, que va a corregir la histórica exclusión de la población negra en Brasil”, expresó el ministro de la Presidencia, Gilberto Carvalho.

A su vez, Rousseff, jefa de Estado, defendió las llamadas “acciones afirmativas” para combatir la discriminación “racial y social” en Brasil. “No debemos ignorar que el color de la piel fue y aún es motivo de prejuicio, de discriminación contra millones de brasileños, contra más de la mitad de la población brasileña, que hoy se reconoce como afrodescendiente”, dijo la mandataria.

Noticia relacionada: La Iglesia católica brasileña se declara a favor del matrimonio igualitario

Los datos oficiales confirman las palabras de la presidenta: tan sólo el 30 % de los funcionarios públicos brasileños es negro o mulato, y ese porcentaje cae al 12% entre los que ganan los mejores salarios. Sin embargo, la mayoría de la población brasileña se declaró afrodescendiente en el Censo de 2010, algo inédito desde que el país comenzó a recoger estadísticas de la población en 1872. Es por eso que surge esta ley e incluso el Congreso está analizando un proyecto para reservar cargos para ciudadanos de esa raza.

Pese a representar cerca de la mitad de la población brasileña, los negros son ampliamente mayoritarios entre los más pobres y los menos instruidos. Ahora, apuntando a un cambio educativo y cultural, lo que se busca es ampliar las posibilidades de tan amplio sector, buscando a un Brasil más inclusivo y plural.

Visto en Rawstory

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas