Buen Samaritano

Borracho cae a las vías y es rescatado por pasajeros

Un hombre que esperaba el subte en Boston tropezó y cayó a las vías, debido a un marcado estado de ebriedad. Tres desconocidos que esperaban el transporte igual que él, no dudaron y se lanzaron a las vías, ávidos de rescatar al hombre. Lo hicieron, y en tiempo récord. Un ejemplo de atención por el otro.

 

 

El video lo muestra claro: el hombre está tan pasado de copas que no mide bien la distancia al borde y cae, casi como si fuera una bolsa de papas. La caída es dura, y el hombre no parece reaccionar. Quienes sí reaccionaron fueron los testigos de la escena, que sin dialogar entre ellos pero organizadamente se coordinaron para salvar al pasajero e informar a las actividades. La acción desinterezada muestra el alto compromiso social de estos ciudadanos de Boston.

Noticia relacionada: Japoneses levantan un vahón de 32 toneladas y rescatan a una mujer

Ocurrió en la Línea Naranja del subterráneo de la ciudad norteamericana, en la estación North Station, a las nueve de la noche, el pasado miércoles. No sólo bajaron a las vías dos personas que esperaban del mismo lado, sino que un hombre que viajaba en la dirección opuesta también se lanzó, dispuesto a dar una mano.

Noticia relacionada: Policía chino se esposa a una mujer para salvar su vida

Joe Pesaturo, vocero de la Autoridad de Transporte de la Bahía de Massachusetts expresó que la empresa había tomado medidas para que el tren se detuviera, para disminuir el peligro. Eso no quita el gran valor de los involucrados. Un informe indicó que el hombre que cayó a las vías tiene 33 años, que es residente del área de Malden, y que post accidente estaba cubierto de tierra y bastante confundido.

Noticia relacionada: Heroicas azafatas salvan vidas tras accidente áereo

El hombre comentó al ser interrogado que se había tomado un par de tragos para celebrar que había pasado exitosamente unos exámenes médicos y que recordaba estar esperando el subte que lo llevara a su casa, pero que luego no se acordaba nada más. Suerte que estaban allí sus conciudadanos, dispuestos a evitarle – justamente – el mal trago.

Visto en Huffington Post

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas