Entretenimiento

Designan a “boludo” palabra autóctona de la Argentina

Por una propuesta del poeta Juan Gelman, “boludo” fue incluido entre los términos autóctonos de Argentina que conforman el Atlas Sonoro, que se elabora en la presente edición del Congreso de la Lengua Española, en Panamá.

 

buendiario-Boludo-palabra-representa-argentinos2

 

“Boludo”, que originalmente sonó a insulto y fue mutando casi hasta perder esa connotación en la actualidad, es la palabra que mejor representa a los hablantes argentinos. Al menos eso cree el poeta, periodista y traductor Juan Gelman, elegido por el diario El País, de Madrid, para aportar el vocablo argentino a un original atlas sonoro del idioma en el contexto del VI Congreso Internacional de la Lengua Española, que terminó ayer en Panamá.

Noticia relacionada: Joven prodigio habla 23 idiomas

La elección de Gelman trajo a la memoria la disertación del fallecido escritor y dibujante Roberto Fontanarrosa, que en 2004, cuando la cumbre del idioma español se realizó en Rosario, expuso sobre las malas palabras y su entonación. Aquella vez, “boludo” no estuvo en el repertorio, tal vez porque ya no era una “mala palabra”.

Así como en aquella ocasión se presentó el Diccionario Panhispánico de Dudas, en la edición VI que se desarrolla en Panamá se elabora el Atlas Sonoro, donde se discuten los términos que se usan en cada región de habla española. La premisa surgió como homenaje a la diversidad del español, “una lengua polifónica, policéntrica y en expansión” sobre cuya riqueza y preocupaciones disertaban unos 200 expertos en Panamá.

Noticia relacionada: Descubren nueva lengua hablada por menores de 35 años

Esta vez, el diario El País le pidió a una veintena de escritores del mundo hispanohablante, más Estados Unidos, que dieran el pie para crear un atlas sonoro de las palabras más autóctonas del español. Narradores, poetas y ensayistas eligieron el vocablo que consideran que refleja mejor a su país para que luego todos los internautas continúen con sus propuestas. Allí, otros argentinos proponían alternativas, como quilombo (o su versión “al vesre”: bolonqui), asado o mate, entre otras.

Para Bolivia, Edmundo Soldán eligió la palabra “jailón” (“alguien de la high society, y la connotación suele ser negativa”). Para Chile, Antonio Skármeta eligió “patiperro” (los que quieren “romper límites abandonamos nuestros lares con frecuencia tras vagas ensoñaciones”). De Colombia, Laura Restrepo se decidió por “vaina” (“comodín universal que para todo sirve”).

En México, José Pacheco seleccionó “pinche” (“un epíteto derogatorio que sorprende por su omnipresencia y durabilidad”). Por Paraguay, José Reyes optó por “curuvica” (“de origen guaraní con sufijo español, se trata del pequeñísimo fragmento resultante de la trituración de algún material sólido”).

Noticia relacionada: Llegó la lapicera que corrige las faltas de ortografía

De Uruguay, Claudia Amengual dijo “celeste” (“una marca de la identidad nacional uruguaya”). En Venezuela, Rafael Cadenas prefirió “bochinche” (“fiesta escandalosa, luego desorden, alboroto, tumulto y después pasó al ámbito político”). En Costa Rica, Carlos Cortés eligió “tuanis” (“al sustituir la e por la a y la o por la i se crean tuani -bueno-, peli -malo- y muchas más. Tuanis es todo y nada”).

De Cuba, Wendy Guerra propuso “asere” (“la nueva generación de cubanos refiere a asere y «asere que bolá» como el saludo más popular y común que ya nos distingue en el mundo”). Álvaro Pompo, de España, aportó “contradiós” (“un coloquialismo que se usa para designar un disparate”). Y desde los Estados Unidos, Sergio de la Pava sumó “parqueadero” (“de origen sospechoso en el spanglish o, mejor, el espanglish “).

 

Visto en El Ciudadano Web

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas