Acción / Reacción

Bacteria come electricidad y produce combustible

Las Mariprofundus ferrooxydans PV-1 tienen la increíble propiedad de “comer” electricidad, lo que las convierte en una posibilidad de energía alternativa sumamente sustentable y orgánica.

 

Bacteria Mariprofundus ferrooxydans

No es una dieta recomendable para todos, pero éstas bacterias pueden ser la clave para la creación de una fuente de combustible sustentable.

El “progreso” de la civilización humana guarda una relación inversamente proporcional con la energía disponible para su ejecución, o al menos eso es lo que parece deducirse de la trayectoria histórica que ha seguido el desarrollo social y el alarmante descenso de las reservas energéticas, en particular el del petróleo.

Por esta razón, desde hace unos años han aumentado las iniciativas para encontrar alternativas energéticas, opciones para transitar hacia formas más sustentables y limpias de satisfacer las necesidades de las actividades humanas.

La Mariprofundus ferrooxydans PV-1, tiene la singular característica de “comer” electricidad y, como resultado, producir combustible.

Esta pequeña bacteria del océano se da un festín en los átomos de hierro disueltos en el agua de mar, lo que la hace sumamente atractiva para los científicos, que quieren convertirla en una fábrica eléctrica para la producción de biocombustibles.

De acuerdo con los científicos, los resultados de este experimento sugieren que algún día organismos como este podrían utilizarse en fuente de energía viable, un biocombustible orgánico y limpio que sin duda contribuiría a disminuir o erradicar los problemas ambientales asociados con la prevalencia del petróleo como fuente de combustible.

Visto en Fastcoexist y Ecoesfera

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas