Sociedad

Azad Singh, el maestro más pequeño del mundo

Azad Singh, de veintidos años de edad, sufre un desorden hormonal poco común que le impidió seguir creciendo después de los 5 años. De niño padeció el acoso de sus compañeros de colegio, pero con el tiempo superó todos los males y hoy en día trabaja de maestro en un colegio, donde es respetado y querido.

Azad mide tan sólo 90 centímetros de altura, lo cual generó que a los dieciocho años fuera confundido con un bebé, y que incluso se lo etiquetara como “enano de circo”. Eso, sin embargo, no lo detuvo, y el joven Singh cumplió su sueño de convertirse en maestro, el más pequeño del mundo, para ser precisos.

Lo que aqueja al joven Singh es una extraña enfermedad, ligada a un desorden genético, que implicó que dejara de crecer a la edad de cinco años. Hoy en día, es un joven de veintidos años encerrado en el cuerpo de un infante. Eso no lo detiene, y ha alcanzado el puesto que anhelaba: es maestro de coputación en una escuela solamente de mujeres en Haryana, India. Puede que sus alumnas sean bastante más altas que el diminuto profesor, pero nadie discute su saber y el maestro Singh es muy querido entre la estudiantina.

A rare hormone disorder stopped Azad Singh from growing at the age of five and now he wears children's clothes

El tamaño no es un problema, y Azad logra dominar tanto a las computadoras como a sus alumnas.

Pupils aged 12 call their teacher Azad Singh 'Chotu' meaning 'Little Sir' because he is just 3ft tall

Las alumnas, de 12 años de edad, bautizaron a Singh “Chotu”, que significa “Señorcito”

Para dirigirse a sus alumnas,el señor Singh se sube a una mesada, así alcanza la altura suficiente para tener acceso al pizarrón. El apodo “Chotu” con el que lo bautizaron sus alumnas responde a su pequeño tamaño (menos de un metro de altura) y a su peso (unos 10 kg), y significa “Señorcito”. El profesor se ve obligado a usar ropa para niños de siete años, pero no esto ni el apodo que le han dado las chicas le afectan negativamente.

Azad Singh, 22, stands on a desk to teach his computer skills class to teenage girls in Haryana, India
El maestro, en plena acción durante la clase

“Alcancé lo que siempre quise, todo lo demás no es importante. La gente me trata de otro modo ahora que tengo un trabajo, me tratan más respetuosamente”, comentó el joven.

Singh explica que las bromas de sus niñez lo hicieron más fuerte de carácter y lo condujeron adonde hoy se encuentra. “Los provocadores solo me sirvieron para alcanzar mis metas”, concluye.

Su hermana menor, Suman, tiene quince años y es alumna del colegio donde Azas enseña, en Gurgaon, Badshapur. Ella lleva a su hermano todos los días al trabajo en su moto y se muestra muy orgullosa de él, al igual que Parvati, la madre del maestro, quien declara: “Al fin ha encontrado la felicidad.”

Visto en Daily Mail

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas