Mundo

Avanza en Senado la reapertura de confitería El Molino

El proyecto tiene dictamen favorable en Diputados y el titular de la Cámara baja celebró el paso dado en el plenario de comisiones, donde la expropiación para convertir el edificio en centro cultural ya cuenta con media sanción del Senado.

 

 

Ese emblemático edificio que desde hace un buen tiempo duerme en las penumbras puede volver a estar esplendoroso y vivo. La expropiación de la Confitería del Molino para su reapertura ya es mucho más que un sueño. El clásico café porteño fue cerrado en 1997 pero ahora podría reabrir sus puertas si se convierte en ley el proyecto que ya tiene media sanción en el Senado y dictamen favorable en Diputados.

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, dijo que la recuperación de la Confitería del Molino “es un sueño de todos los bloques”. La iniciativa obtuvo dictamen en una reunión conjunta de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Legislación General y Cultura y Presupuesto. Previo al debate, los diputados recibieron a los arquitectos Martín Marcos (Sociedad Central de Arquitectos), Guillermo García (Comisión Nacional de Museos y Lugares Históricos de la Cámara de Diputados) y José Carames (Comisión Nacional de Museos y Lugares Históricos del Senado). El texto conjunto resuelve “declarar de utilidad pública, y sujeto a expropiación, por su valor histórico y cultural, el inmueble de la Confitería del Molino”.

El titular de la Cámara baja sostuvo: “La recuperación del Molino sintetiza una convicción compartida desde el Congreso Nacional, desde el gobierno de la Nación y desde todos los sectores de la población que anhelaban recuperar un patrimonio histórico de un edificio que tiene que ver con la historia de la Argentina”. En ese sentido, Domínguez indicó que “La confitería se vendió en el 78 y al poco tiempo quebró, durante la dictadura cívico-militar cuando quebraron tantas empresas nacionales. Después se recuperó medianamente. En el ’97, con el auge de las políticas neoliberales, volvió a cerrar, y hasta el día de hoy no se ha abierto”, y agregó: “No es casual que hoy, con el apoyo de todos los bloques políticos hayamos votado la recuperación, porque esto da cuenta del momento político que vive la Argentina”.

La diputada nacional María del Carmen Bianchi también celebró el dictamen favorable. “Recuperar El Molino es recuperar parte de nuestra historia”, y destacó: “La importancia de la incorporación de este edificio al complejo arquitectónico del Congreso de la Nación”, a la vez que señaló que “desde su inauguración en 1917 hasta su cierre 80 años después, los muros de la Confitería del Molino, constituida en uno de los ejemplos más notables de la arquitectura art nouveau de la ciudad, han sido testigos de una parte importante de la cultura nacional”. Bianchi recordó que tanto Eva Perón como Alfredo Palacios fueron visitantes del edificio, un motivo más para preservarlo.

“La conservación del patrimonio cultural es fundamental para preservar los trazos de nuestra historia y, desde allí, entender el presente y construir el futuro. Se trata de recuperar un espacio físico, pero también, de devolverle vida”, finalizó la legisladora. Parece que ahora ese anhelo será realidad.

Visto en La Nación

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas