Sociedad

Argentina, sede de Juegos Mundiales para Trasplantados

Se realizarán en Mar del Plata, del 23 al 30 de agosto; mostrarán la calidad de vida y el nivel de rendimiento deportivo de personas que viven gracias a la donación de órganos y participarán 50 países.

 

 

Desde el 23 al 30 de agosto se celebrará en Mar del Plata la vigésima edición de los Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados. Participarán competidores de cincuenta países, de todas las edades. El objetivo de este certamen, que por primera vez se realizará en América Latina, es mostrar la calidad de vida y el nivel de rendimiento deportivo de personas que viven gracias a la donación de órganos, además de promover la donación de órganos, tejidos y células.

Las disciplinas que integran la competencia son las siguientes: atletismo, natación, maratón, tenis, squash, tenis de mesa, vóley, golf, ciclismo, badminton y bowling, petanca, tejo y triatlón. El certamen, que fue declarado de interés por el Senado de la Nación Argentina, es organizado por la World Transplant Games Federation (WTGF), Adetra, el Ministerio de Salud de la Nación, el Incucai, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la Secretaría de Deportes, Cucaiba, el Municipio de General Pueyrredón y la Asociación Marplatense de Apoyo al Trasplante (AMAT).

Según los competidores, cada vez que se realiza un Mundial, la voluntad de donar órganos se incrementa en un 30%, en los países que organizan el certamen. Cuatro argentinos que participaron de ediciones anteriores y se preparan para el próximo mundial contaron cómo es vivir y competir luego de una donación de órganos. Todos coincidieron en que el deporte y la actividad física fueron la clave que les permitió vivir con plenitud.

 

Buendiario-argentina-juegos-mundiales-transplantados-1

 

“Nuestra expectativa es ganar y ser buenos anfitriones. Pero también mostrar y mostrarnos que vivir bien es una decisión que pudimos tomar gracias a la donación de órganos”, dijo Ariel Baragiola, que a los 21 años recibió un riñón de parte de su madre y hoy, 20 años después, es presidente de la Asociación de Deportistas Trasplantados de la República Argentina (Adetra).

El tenista, que ganó en cuanto mundial compitió y tiene en su poder ocho medallas de oro y una de plata, sostuvo que “vivir y vivir bien es una decisión de cualquier persona sea o no trasplantado”. “Nosotros por estar inmunodeprimidos debemos estar más atentos, pero tener una buena dieta e hidratarse es una opción para vivir bien que nos incluye a los trasplantados y que al hacer actividad física o deportes, lo que logramos es equilibrar mejor la medicación, ya que no estar en movimiento es como tomar otra pastilla”, explicó Baragiola.

Marilina Medina debutará en esta edición. Tiene 29 años, pero desde hace tres y medio vive gracias al riñón de un donante no relacionado (no familiar). “Voy a competir por todos los donantes y por la persona que me donó al fallecer”, aseguró. “Este va a ser mi primer mundial. Me llena de orgullo que sea en mi país y por eso es una doble pasión y una doble alegría”, sostuvo.

 

Buendiario-argentina-juegos-mundiales-transplantados-2

 

Quien empujó a Marilina a realizar actividad física en el Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), fue Ezequiel Correas Espeche, que también vive gracias a un riñón donado. Además de haber competido en natación en Sudáfrica 2013, el último mundial disputado, Ezequiel está a cargo del Programa de Actividad Física para Niños y Adolescentes con Garra (Pafinaga), del Hospital Garrahan, y acompaña a los deportistas argentinos cada vez que compiten a nivel nacional e internacional.

“El trasplante es para toda la vida. Lo que pase después es parte de la vida misma”, afirmó, en un intento por refutar la creencia de que un trasplante de donante cadavérico tiene una duración determinada.

“Tenemos deportistas olímpicos como Daniel Juárez, con 30 años de trasplante, y Claudia Mosler, que fue mamá después del trasplante y ahora participa del programa del Cenard, también con más de 30 años de haber recibido la donación de un órgano”, detalló.

Por último, Marga Burgos, que recibió un riñón de su marido en el 2000, participará en natación por segunda vez, después de haberlo hecho en Sudáfrica. “Acá es donde la palabra inclusión cobra una dimensión concreta. Se habla mucho de inclusión pero yo puedo afirmar que en iniciativas como éstas (los programas del Cenard y las competencias nacionales y mundiales) esa palabra se hace realidad y con mucha fuerza”, manifestó.

Para inscribirse (hay tiempo hasta el 23 de julio), seguir la competencia, y obtener más información, ingresar a www.trasplantados2015.gob.ar, o a las cuentas oficiales de Facebook y Twitter.

Visto en Gira Bs. As.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas