Sociedad

Arabia Saudita libera a periodista tras “blasfemar”

Un periodista saudita acusado por su gobierno de postear tweets insultantes hacia el gran profeta del Islam, Mahoma, fue finalmente puesto en libertad luego de 20 meses de cárcel, gracias a la tarea de presión de grupos activistas. Una gran noticia para los derechos humanos y la libre expresión.

 

Hamza Kashgari, un valiente en nombre de la libertad de expresión

Hamza Kashgari, un valiente en nombre de la libertad de expresión

 

Hamza Kashgari vivió un calvario que afortunadamente llegó a su fin. Y todo por querer expresarse libremente sobre las dudas que a veces le genera la doctrina de su religión, el Islam. Su intención de debatir ciertos usos y costumbres musulmanas no fue bien vista ni por sus conciudadanos ni por su gobierno.

Noticia relacionada: Aprueban primera ley contra la violencia doméstica en Arabia Saudita

He amado cosas tuyas y he odiado otras y hay muchas cosas sobre vos que no entiendo“, escribió Kashgari en ocasión del cumpleaños de Mahoma, en 2011. “Hoy no rezaré por vos”, concluyó el periodista y bloggero, cuya opinión le traho severas consecuencias.

 

Twitter, un espacio controversial para los musulmanes

Twitter, un espacio controversial para los musulmanes

 

En Febrero de 2012, Kashgari debió huir de Arabia Saudita hacia Malasia luego de recibir amenazas de muerte. Las autoridades malayas extraditaron al periodista de regreso a su país, donde fue arrestado y se lo acusó de blasfemia, la cual en ciertos casos está condenada con la pena de muerte. Pero, afortunadamente para el periodista, las voces internacionales no tardaron en llegar y mismo algunos de sus más valiente compatriotas salieron en su defensa, lo cual al menos salvó su vida.

Noticia relacionada: Eligieron en Indonesia a la nueva Miss Islam

Luego de veinte meses y arduos debates, Kashgari fue liberado ayer, según confirmó el activista de derechos humanos Walid Abulkheir. “Las autoridades han liberado a Kashgari a las 6.30 de la mañana”, delcaró el vocero.

Kashgari, quien antes del incidente era columnista del periódico Al-Bilad, de la ciudad de Jeddah, debió disculparse numerosas veces por sus dichos. “He cometido un error y espero que Alá y todos aquellos a los que ofendí me disculpen”, pronunció en tiempos cuando hasta se creó un grupo de Facebook titulado “El pueblo saudí exige la ejecución de Hamza Kashgari”.

Noticia relacionada: Países del Golfo llegan a un acuerdo para ayudar a traer paz a Siria

Más allá de las penas sufridas, la valentía del periodista sirve para que en un país ultraconservador como Arabia Saudita se abra el diálogo a la disidencia. Y el hecho de que la presión política haya surtido efecto para la liberación del escritor no es un dato menor, sino que algo dice sobre cierta apertura mental en el seno del Islam.

Visto en AFP

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas