Nota Patrocinada

Apps educativas para aprender matemática jugando

Llega a la Argentina Matific, un start up neoyorquino que quiere cambiar la forma en que los chicos aprenden matemática. Expertos en programación, pedagogía y animación se unen para enseñar a través del juego. ¡Revolución en el aula!

 

Buendiario-matific-en-argentina

 

Matific viene ganando premios en todo el mundo, menciones por su programación y como iniciativa educativa innovadora. Y no es para menos: todo aquel que logre que aprender matemáticas sea fácil y divertido, sin dudas merece un reconocimiento.

Matific asume su tarea con mucha responsabilidad. Sus juegos, ahora traducidos también al español, esconden detrás un claro entendimiento de cómo son los chicos a diferentes edades y qué tienen que aprender en cada etapa evolutiva. Sus episodios acompañan la trayectoria escolar y la complementan – una forma divertida de bajar a la “realidad” lo aprendido en clase y materializar conceptos que muchas veces son difíciles de entender desde la abstracción.

Desde el jardín de infantes a sexto grado, los chicos podrán ir aumentando gradualmente la dificultad de sus ejercicios aprendiendo de sus errores y aciertos. Las actividades van desde simples sumas o agrupaciones de objetos hasta fracciones, porcentajes y estadística.

 

Buendiario-matific-en-argentina2

 

Ya están presentes en EE.UU, Israel, Australia, India, Francia, Reino Unido y ahora quieren que en Latinoamérica también podamos aprender mientras nos divertimos. Paso a paso van dando a conocer la propuesta en diferentes colegios e instituciones educativas. Al ofrecerse por ahora de forma gratuita, permite que organizaciones como Educar y Crecer implementen en sus centros de apoyo escolar el mismo sistema que colegios privados de zona norte.

El desafío más grande en Argentina hoy está en la disponibilidad de equipos y conexión”, dice Juan Gobbi, Country Manager en el país. Matific es muy bien recibido por instituciones y docentes aunque su implementación está muchas veces obstaculizada por la infraestructura de las aulas. “El acceso a Internet y herramientas tecnológicas es cada vez más importante para los chicos”, dice Gobbi.

Noticia relacionada: Distinguen a Adrián Paenza por difundir la matemática

Trae también una versión paga que se ofrece a padres que quieran contar con los juegos en las computadoras de sus casas. Los chicos, felices: el contenido se renueva constantemente con diferentes videos que rotan para sorprenderlos cada vez.

Matific se presenta como el nuevo aliado de los profesores en el aula. Les ofrece un panel de control con el progreso de cada chico, sus debilidades y gustos. “No solamente sirve para corregir o ver qué le cuesta a cada uno. También permite ver si un chico tiene más o menos preferencia sobre un tema en particular”.

 

Buendiario-matific-en-argentina3

Están también en contacto con organismos de gobierno buscando puntos donde potenciar proyecto como Conectar Igualdad – programa que reparte computadores en alumnos de escuela secundaria – y otras iniciativas educativas de alto impacto.

Matific está en constante cambio y evolución. “Lo mejor que nos puede pasar es que lo usen y nos pasen comentarios de qué funciona y qué se debe modificar, así vamos mejorando el sistema”. Así como agregan nuevos contenidos van revisando constantemente la lógica – no es un producto cerrado sino un desarrollo en movimiento.

Noticia relacionada: ¡Una fórmula matemática que explica la vida!

Entienden a la matemática como base del pensamiento crítico, como una parte de la vida, y no solo como “eso difícil que hay que atravesar en la secundaria“. Es algo que usamos todos, todos los días – “para pagar una cuenta, tocar la guitarra, pintar un cuadro o construir un edificio”.

Una gran noticia para profesores ávidos de innovación; aquellos que están en una constante búsqueda de nuevas herramientas. Aquí tienen una… ¡disfruten!

 

Para más información, contactar directamente a Juan.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas