Acción / Reacción

Antártida: reviven musgo que estuvo congelado 1600 años

¡Magia! Luego de más de mil años de letargo, científicos lograron devolver a la vida a un organismo que estuvo congelado bajo los hielos antárticos. ¿Será ahora el turno de Walt Disney?

 

Buendiario-reviven-musgo-antartida-1600-anos-2

La expedición antártica

Descubierto a un metro y medio bajo el permafrost de la isla Signy, en Antártida, estaba el espécimen. El conjunto de estudiosos científicos que lo hallaron lo condujeron a la base británica, donde se sorprendieron del llamativo buen estado del musgo en cuestión. Por eso decidieron ver qué pasaba si lo metían en una incubadora y le inyectaban, una vez cada tanto, agua destilada. Lo que no esperaban es que el musgo “comenzara a volverse progresiva y visiblemente verde con cada agregado de agua, luego de tres semanas”.

Noticia relacionada: Descubren nuevo tipo de invertebrado marino comehuesos en la Antártida

El descubrimiento fue publicado en el periódico científico Current Biology y refleja interesantes posibilidades nuevas para esas fronteras que todos definimos entre vida y muerte. Si un organismo puede volver a la vida luego de un milenio, ¿Podemos seguir considerándolo muerto?

 

Buendiario-reviven-musgo-antartida-1600-anos-3

Los progresos en la vuelta a la vida del musgo

 

“Es básicamente la primera vez que la ciencia se encuentra con un ser vivo que vuelve a regenerarse después de tanto tiempo”, comentó Peter Convey, uno de los autores del inform. “Hay casos previos de microbios que fueran extraídos de bloques de hielo y permafrost, pero no de un ser multicelular que volviera a la vida”. En 2009, un grupo de científicos canadienses logró revivir a un musgo de 400 años de antigüedad en el Ártico y en 2012 un grupo de estudiosos logró resucitar a una planta Silene stenophylla a partir del fruto que ardillas habían enterrado en la permafrost, pero nunca se había logrado este renacer con un ser tan antiguo.

Noticia relacionada: Descubren negativos de las fotos de la expedición antártica de 1914

Además, nunca antes se había logrado esto sin un complicado proceso de ingeniería. El musgo de las islas Signy sólo necesitó de agua y calor para renacer. ¿Quién sabe cuál será la siguiente criatura que pueda ser revivida por la ciencia? ¿Dinosaurios? “Esto nos permite especular con la posibilidad de que formas más complejas de vida sobrevivan períodos más extensos en el hielo”, comentó con cautela Convey.

Lo curioso es que este mes también se produjo la resurrección de un virus de 30.000 años de antigüedad en Siberia y, aunque técnicamente los virus no están vivos en primera instancia, la suma de descubrimientos nos lleva a repensar el temita de ser enterrado y volver a existir, decenios o milenios después. ¿Alguien quiere probar?

Visto en Polycemic

Agradecemos a Micaela Weinstein por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas