¡WOW!

Alumna con parálisis cerebral se recibe en la facultad

María de las Mercedes Quiroga, a quien le inventaron un dispositivo para escribir con la frente, tardó 15 años pero pudo rendir sus últimas dos materias en la Licenciatura en Letras de la Universidad Nacional de San Juan.

 

Buendiario-quiroga-paralisis-recibe-letras

 

Una amiga viajó toda la noche desde Córdoba para poder estar presente. Su familia no aguantaba la ansiedad. Pero María de las Mercedes Quiroga tenía tan bien preparadas las materias que se retiró felicitada por los docentes de las dos mesas examinadoras. Tras 15 años desde que empezó la facultad, María de las Mercedes o “La Poro” (como le dicen en su casa) rindió sus últimas dos materias y se recibió de Licenciada en Letras de la UNSJ. Se trata de todo un logro porque tiene parálisis cerebral severa, su movilidad es reducida, usa silla de ruedas y a la carrera la cursó utilizando un dispositivo que le inventó su familia, que le permite escribir en computadora con la frente, gracias a un apuntador adherido a una vincha.

“Es un ejemplo de perseverancia que nos llena de orgullo. Se sacó 10 en los dos finales. Tanto esfuerzo merecía un festejo, así que hicimos un almuerzo con la familia”, contó emocionada María Inés, la mamá.

“La Poro” nació anóxica, es decir que estuvo varios minutos sin poder respirar. Esta circunstancia le dejó graves secuelas: creció en silla de ruedas y con parálisis cerebral severa, sin compromiso intelectual. Con muchas dudas al principio, María de las Mercedes hizo la Primaria en la escuela especial Peñafort y la Secundaria la cursó en el Colegio Provincial Concepción, del que incluso egresó como abanderada.

Hija del fallecido César Quiroga Salcedo, una figura sanjuanina destacada en Letras, Mercedes decidió seguir la universidad y eligió justamente la Licenciatura en Letras. Comenzó a cursar en el año 2000 y rindió de dos o tres materias por año. Para eso fue clave el apoyo de su familia y el aparato que le inventaron. Se trata de una vincha con un puntero de metal, que introduce en un acrílico perforado ubicado encima del teclado de la computadora. Así, tecla por tecla y moviendo su cabeza, logra escribir. Con ese dispositivo realizó exámenes y monografías de las 34 materias de la carrera (en promedio tardaba un día en escribir una página), mientras que para los finales utilizó cuestionarios que implicaban respuestas de Sí o No o múltiple choice.

Además de estudiar y de escribir poemas, María de las Mercedes juega a las bochas en Cededis y lo hace tan bien que ya tiene varias competencias encima, incluso fuera del país. Ahora se viene una nueva etapa en su vida y quienes la conocen saben que no será más tranquila porque alguna ocurrencia va a sacar debajo de la manga. Es más, su proyecto de escribir un libro y seguir los pasos de su padre sigue intacto.

Visto en Diario de Cuyo

Agradecemos a Raquel Brestovitzky por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas