¿Es o No es?

Alemania exige cuota femenina en altos cargos de empresas

El Gobierno de Angela Merkel estableció una cuota obligatoria del 30% de mujeres en las cúpulas de las grandes empresas a partir de 2016. ¿Esta bien forzar la igualdad de esta manera para que crezca o es una medida tendenciosa, que ignora los méritos en pos del género?

 

Buendiario-alemania-mujeres-altos-cargos-merkel-2

La canciller alemana, en el foco de la polémica.

 

Es un hecho: Alemania ha decidido avanzar con paso fuerte hacia la igualdad de género. Al no haber acciones voluntarias de las empresas, el gobierno tomó la posta y ahora “obliga” a que haya jefas y no solo jefes. Pese a la oposición de los empresarios y al mismo recelo de Angela Merkel – quien en principio se había mostrado contraria a las cuotas -, la nueva legislación fue aprobada en la legislatura. Se busca que aumente el número de mujeres en los consejos de dirección “acorde a nuestro tiempo”; y, dado que nadie lo llevó a cabo como “proceso natural”, se hará a la fuerza.

La inacción de las empresas alemanas ha llevado a Merkel a cumplir con la advertencia que ha repetido, incansable, durante los últimos ocho años: si el proceso no tenía lugar por sí solo, habría que legislarlo. Liderando a la coalición que ha puesto en marcha la norma, Merkel sostuvo que “esta ley es un paso importante hacia la igualdad, porque introducirá, además, un cambio cultural en el mundo laboral”.

El borrador de la ley, acordado a última hora por representantes de la coalición, afectará a más de cien compañías que cotizan en bolsa y que tienen representación de empleados en sus consejos de supervisión. Otras 3.500 compañías medianas deberán determinar su propia cuota para cargos ejecutivos y de supervisión, dijeron funcionarios del partido.

El proyecto legal deja varias puertas abiertas. Los puestos correspondientes a la cuota queden vacantes en caso de que no poder ser ocupados por fichajes femeninos y grandes multinacionales alemanas como Allianz o Porsche, para las que rige el derecho europeo, no quedarán sujetas a la nueva normativa. Pero las empresas sujetas a derecho alemán, tanto estatales como privadas, se expondrán a serias sanciones.

La iniciativa ha generado críticas internas en la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel. El jefe del grupo parlamentario, Volker Kauder, se queja de que no hay consenso suficiente en el seno del partido y de que se trata de una reforma legal pactada al más alto nivel por la canciller y el líder socialdemócrata Sigmar Gabriel. Los redactores del proyecto, de hecho, han sido dos ministros socialdemócratas, Haiko Maas de Justicia y Manuela Schwesig de Familia.

¿Qué opinan? ¿Esta bien forzar la igualdad de esta manera para que crezca o es una medida tendenciosa, que ignora los méritos en pos del género?

Visto en Comunica RSE

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas