Entretenimiento

Alemania: expo de calabazas más grande del mundo

La ciudad de Ludwigsburg recibe cada año a miles de visitantes, presentando esta inusual exposición donde el vegetal – en sus múltiples formas y colores – es la estrella. En esta edición el tema principal es la realeza. ¡Su Majestad!

 

 

En Alemania, cada mes de septiembre y con motivo de la preparación de la llegada de Halloween, se inaugura la exposición de calabazas más grande del mundo, titulada, en su alemán original, Kürbisausstellung. No les enseñaremos a pronunciar dicha palabra compuesta, pero sí podemos decir que “Kürbis” quiere decir “calabaza” y que “ausstellung” significa “exposición”. Este año, la muestra abrió sus puertas el día 5 de septiembre y permanecerá abierta hasta el próximo 2 de noviembre de 2014, con lo cual aún están a tiempo a darse una vuelta por la maravillosa ciudad de Ludwigsburg.

Noticia relacionada: Esculturas con plantas como para quedarse boquiabierto

Dicha ciudad, que en español se conoce como Luisburgo, queda en el sur del país germano y a escasos kilómetros de la ciudad de Stuttgart, capital del estado de Baden-Württemberg. La exposición tiene lugar en los jardines del majestuoso Ressidenzschloss, el castillo oficial de la ciudad. Cada edición cuenta con una temática especial, y si el año pasado el tema principal fueron los Juegos Olímpicos, este año el foco es “real”, no porque antes fueran ficticios sino porque el eje son los reyes, sean los de palacios, los musicales o los de cuentos.

Ni más ni menos que 450.000 calabazas que suman 150 toneladas han sido utilizadas para dar forma a esculturas que recuerdan a Robin Hood, el rey de los ladrones; al león, el rey de la selva; al emblemático rey de los tableros de ajedrez; a la abeja reina en su panal; y hasta al mismísimo Elvis Presley, rey del rock and roll.
Tampoco falta la representación de Friedrich Wilhelm Karl von Württemberg, famoso rey que gobernaba en el siglo XVIII y que residía en el castillo donde tiene lugar la exposición.

Noticia relacionada: Artista rumano hace virtuosas esculturas hechas con frutas y verduras

Se usan diferentes formas de calabazas, con diferentes colores, pero también hay, por supuesto, degustaciones culinarias e incluso barcas diseñadas para competir en regatas organizadas sobre el lago en el jardín del castillo. Nada se desperdicia, o se come o se expone, y los niños se andan por la expo con un fervor sin par. Existe también, además, un bonito y rústico mercado en el que poder abastecerse y adquirir distintas clases de calabazas, tanto para decorar en la próxima fiesta de Halloween como para lucirse en la cocina.

Sea para festejar Halloween o para darse una panzada, vale la pena pasearse entre estas esculturas, un verdadero culto al kitsch alemán.

Visto en La Vanguardia

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas