Entretenimiento

Ahora se puede oler el mundo en el aeropuerto de Londres

En Heathrow, uno de los principales puntos de partida y llegada de la capital inglesa, hay una nueva exposición que responde a una compleja pregunta: ¿Cómo huele un país?

 

Buendiario-heathrow-londres-olores-mundo

A oler el mundo, en una terminal.

 

Si uno se distrae, quizás no lo ve. Pero no se trata tanto de ver, sino de oler. A eso nos invita un gran globo terráqueo en la terminal 2 del aeropuerto de Heathrow, en Londres. En él, están contenidos los olores de cada uno de los países del mundo, o al menos la síntesis de lo que uno puede oler en cada tierra.

El “globo terráqueo de los olores” está ubicado -donde sino- en la sala de partidas de la segunda terminal del aeropuerto internacional, y se estima que ya son unos 3,5 millones los pasajeros que han posados sus narices sobre él. Como Marcel Proust planteaba con su bendita madalena en su magna obra En busca del tiempo perdido, el olfato nos hace viajar, no solo en el espacio, sino también en el tiempo.

Con el olfato podemos ir a tierras nuevas o volver a casa, sin movernos del lugar. “Heathrow conecta al Reino Unido con 180 destinos en 28 países, y lleva a más de 72 millones de pasajeros al año”, explicó Normand Boivin, pope del aeropuerto. “Estos aromas especialmente reproducidos le dan a los viajeros que atraviesan la terminal 2 un adelanto exclusivo de los destinos a los que Heathrow los conduce”.

Según representantes del aeropuerto, un 47 por ciento de los viajeros británicos dicen que su viaje no empieza al aterrizar en el destino sino en el mismo Heathrow. “La idea es que estos aromas lleven a los pasajeros en un viaje sensorial antes de poner el primer pie en el avión”, dicen quienes lo diseñaron, en estrecha colaboración con la marca Design in Scent. Así, uno puede tener una prueba de Brasil, Sudáfrica, Japón, Tailandia o China con solo cerrar los ojos y abrir el olfato.

Siguiendo estos ejemplos, el olor de Sudáfrica “captura la aventura del Safari con incensos tribales, pasto salvaje y almizcle”, mientras que Brasil “refleja los olores de la selva tropical, de su fauna, mezclado con una paleta de café, tabaco y jazmín”; Japón ofrece “tonos oceánicos mezclados con algas y extractos de caracoles, te verde, con dejos de pueblos costeros del Pacífico” y China se muestra a través de “inciensos de templos místicos y sutiles aromas de la flor Osmanthus Fragrans, una verdadera explosión oriental”. Tailandia, a su vez, es “el apetecible olor del lemongrass aderezado con jengibre y coco”.

No es la primera vez que Heathrow hace algo así, ya que previamente había aderezado de olores de pinos silvestres los pasillos para relajar a sus pasajeros. Bienvenida la experiencia sensorial, siempre que se trata de dar vida a un lugar de paso y anónimo.

Visto en Mashable

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas