Acción / Reacción

¡Ahora los cohetes podrán ser lanzados eléctricamente!

Es gracias a un nuevo tipo de propulsor que no necesita quemar material extra para generar un despegue. Fue desarrollado por el científico británico Roger Shawyer y puede llegar a reinventar la exploración espacial.

 

Buendiario-cohete-espacio-electricidad-nasa-propulsor-3

Basta de quemar cosas, ahora todo puede ser eléctrico.

 

Hasta ahora era calificado como “imposible” pero no lo es. El propulsor, llamado EmDrive, es capaz de generar impulso sin necesidad de material propulsor, solo transformado energía eléctrica, algo que se creía imposible por contradecir la física convencional. Sin embargo, tras probarlo, la NASA asegura que funciona y que podría reinventar la exploración espacial.

Noticia relacionada: NASA presenta una fotografía que revela más de media galaxia

El creador del EmDrive, Roger Shawyer, presentó la primera versión en 2006. Aseguraba que su invención era capaz de crear impulso sin necesidad de propulsores de combustión tradicionales. En lugar de ello, el EmDrive genera electricidad moviendo microondas dentro de un tanque, el cual es capaz de generar el impulso para levantar un cohete. Nadie le hizo mucho caso.

 

Buendiario-cohete-espacio-electricidad-nasa-propulsor-2

El propulsor que puede cambiarlo todo.

 

Hasta que un grupo de científicos chinos decidió probar la tecnología y confirmaron que funciona: el EmDrive fue capaz de generar 720 milinewtons de impulso. ¿Qué implica esto? Que ahora se pueden producir cohetes más económicos, livianos y cientos de veces más rápidos que los actuales. La comunidad científica siguió desconfiando del propulsor, por no cumplir la ley de conservación del movimiento. Hasta ahora, cuando el científico estadounidense Guido Fetta construyó su propia versión del EmDrive y convenció a la NASA de probarlo. La agencia ha publicado ahora un informe con la conclusión: funciona.

Noticia relacionada: Científico de la NASA logra encapsular una aurora boreal

Cinco investigadores de la NASA crearon una réplica del propulsor y, tras varios días de pruebas, obtuvieron un resultado positivo. El propulsor produce una fuerza que no es atribuible a ningún fenómeno clásico electromagnético. La energía generada en las pruebas sería suficiente para impulsar un satélite en órbita. Ahora, el debate es si llegó la hora de reescribir algunas leyes de la Física; y, la esperanza, es que el EmDrive nos lleve a lugares del Universo a los que ahora mismo no podemos llegar.

Visto en Gizmodo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas