Deporte

¡Afeitados no ganaban, pero con barba salen campeones!

2012 fue un año desastrozo para los Red Sox, el equipo de beisbol de Boston. Para no volver a salir penúltimos de su división, se dejaron crecer frondosas barbas. ¿Y saben qué pasó? Ayer, un año después, se coronaron campeones absolutos, al derrotar a Saint Louis en la Serie Mundial.

 

El tironeo de barba, una costumbre a esta altura

El tironeo de barba, una costumbre a esta altura

 

Este fue el octavo título de Campeones Mundiales, título que recibe el ganador de la Liga de beisbol en Estados Unidos. El partido final fue un notable 6-1, que cerró la serie en 4-2 a favor de los de Boston. No fue un año cualquiera: el equipo venía de una paupérrima campaña anterior y, además, Boston sufrió este año un tremendo atentado durante la maratón que allí se celebra, dejando un duro golpe en la psiquis de la población. Por eso el título es tan celebrado, y viene a cuenta la curiosa cábala.

Noticia relacionada: Nueva moda, usar a tu gato como barba

El gesto comenzó con el jardinero Jonny Gomes, pionero durante los entrenamientos de primavera en cultivar la ahora simbólica barba. Las barbas demostraron ser contagiosas y pronto se unieron el primera base Mike Napoli y el segunda base Dustin Pedroia. Cuando vieron que la cosa empezaba a dar frutos, se fue sumando el resto del equipo, que ahora parece más un grupo de leñadores o una banda de motociclistas que deportistas de élite.

 

El trofeo en alza para los barbudos

El trofeo en alza para los barbudos

 

Las barbas resultantes son tan diversas que hasta tienen apodos: la de David Ortiz es “La coqueta” y la de Mike Carp es “Aguadulce”; a Napoli lo bautizaron “el cavernícola” y la del arubeño Xander Bogaerts es tan magra que le dicen “la escasa”.

Noticia relacionada: “Incredibeard”, el hombre de la barba multiuso

La temporada del equipo siguió tan buen pie que hasta surgió un festejo: cada vez que lograban una carrera, lo celebraban tirándose de las barbas. “Duele muchísimo, pero es tanta la adrenalina que hace que no te importe”, comentó al respecto Carp.

Respecto al impacto que tuvo el atentado a la maratón, John Farrell, manager de Red Sox, lo tiene claro: “Fue la ocasión para que nuestros jugadores entendieran su importancia para la ciudad y lo que los Red Sox significan para la región“. De hecho, “B Strong” (lema que la ciudad asumió luego del impacto) fue inscrito desde entonces en los uniformes de los jugadores, que visitaron a las víctimas en hospitales e hicieron numerosos gestos de homenaje.

 

Uehara, el único lampiño en un equipo de pelo en cara

Uehara, el único lampiño en un equipo de pelo en cara

 

“Hicieron más por nosotros de lo que nosotros por ellos. Al menos, así es como yo salí de eso”, expresó el jardinero Craig Breslow, emocionado por el vínculo con los fans.

Noticia relacionada: Gimnasta hace acrobático tiro de béisbol

La nota en lo de las barbas la pone el lanzador japonés Koji Uehara, una de las estrellas de la postemporada de los barbudos de Boston. El oriental tenía barba pero desde este año juega completamente afeitado. Y no es que no le salga la barba, de hecho firmó contrato con los Red Sox luciendo una barba, no muy frondosa, pero barba al fin. Desde que se la quitó no hay manera de batear uno de sus misilazos. Justamente, la excepción hace a la regla.

Visto en CNN

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas