Pura vida

Acabar con la lepra “por el precio de un helado”

La lepra fue uno de los principales flagelos en el pasado. Pero lejos de estar relegada a los libros de historia, cada año surgen unos 200.000 nuevos casos de esta enfermedad infecciosa. Y pese a que en la actualidad existe un tratamiento eficaz con antibióticos, las personas que viven en comunidades remotas suelen recibir diagnósticos errados, por lo que la afección les deja secuelas permanentes.

 

buendiario-lepra1

Pero ahora, una nueva prueba que se puede comprar por “el precio de un helado” podría ayudar a los médicos a detener el avance de la lepra.
Celio Marques tenía 16 años cuando sintió por primera vez un dolor agudo y debilidad en las manos y los pies.
Tenía los síntomas tempranos de la lepra, pero le dieron un tratamiento para el reumatismo durante tres años, lo que permitió que la enfermedad se extendiese.

Cuando finalmente, a los 20 años, le dieron el diagnóstico correcto, Marques pensó que su vida había acabado.
“De vuelta al médico, me dijo que tenía una enfermedad que mataba, que hacía que se te cayeran las extremidades. Me pidió que me fuera. Yo estaba desesperado y traté de matarme, pero después supe lo que la enfermedad es de verdad y cómo tratarla”. Han pasado ya 30 años desde entonces. Marques vive en Río de Janeiro y está completamente curado de la lepra. Pero ha tenido que aprender a lidiar con los daños que le provocó el diagnóstico tardío. Sus dedos están curvados hacia adentro y tiene movilidad reducida en las manos y en los pies. Además, perdió las cejas y tiene las orejas hinchadas. Probablemente, un diagnóstico temprano le hubiera evitado todos estos problemas.

Después de India, Brasil es el segundo país del mundo en cuanto a incidencia de la enfermedad y la nación que concentra el 90% de los casos en América Latina. El doctor Francisco Reis Viana lleva tratando casos de lepra en el Hospital Curupaiti de Río de Janeiro hace tres décadas y dice que las cifras son un gran reto. “La situación en Brasil es grave. El país tiene 30.000 nuevos casos de la enfermedad cada año y es difícil contenerla porque se está propagando y es difícil diagnosticar y tratar a todo el mundo”, le comenta a la BBC. “Debido al largo periodo de incubación, la gente puede estar contagiando la enfermedad a otros durante años sin saber que la tienen”. Como la mayoría de casos se dan en lugares pobres y generalmente en áreas remotas, la tarea de detectar y tratar la enfermedad es cada vez más complicada. Pero parece que hay una nueva esperanza para el diagnóstico de la enfermedad antes de ésta se contagie a otros pacientes y de que cause daño físico. El laboratorio OrangeLife de Río de Janeiro acaba de presentar una prueba, similar a un test de embarazo, que es capaz de diagnosticar la enfermedad con una gota de sangre en unos diez minutos. El presidente de la compañía, Marco Collovati, asegura que cada prueba costará menos de un dólar “justo el precio de un helado”. “Este test rápido nos permite detectar la enfermedad de forma temprana antes de que el paciente tenga lesiones en los nervios o deformaciones”, explica. “Es una auténtica revolución después de más de 3.000 años en los que la lepra ha causado mucho estigma, sufrimiento y prejuicios”. Según Collovati, la prueba rápida es fácil de usar en cualquier lugar, no requiere refrigeración y tiene un “amplio potencial” para llegar a áreas remotas donde obtener un diagnóstico es complicado.

El dispositivo con el que se hace la prueba tiene un tamaño similar a la mitad de una tarjeta de crédito y contiene una tira reactiva -en la que se pone la gota de sangre del paciente- que detecta los anticuerpos producidos para combatir al infección. Al igual que un test de embarazo, tiene dos líneas: una para un resultado positivo y otra para un resultado negativo. Con una precisión de aproximadamente el 90%, detecta la mayoría de las fases tempranas de la lepra. En el 10% de los casos restantes, asegura Collovati, los pacientes producen muy pocos anticuerpos como para poder ser detectados.
El gobierno brasileño va a probar este dispositivo en dos de las áreas con mayor incidencia de la enfermedad antes de ser adoptado a nivel nacional.

La vida de Celio Marques cambió radicalmente por la lepra. Pero ahora tiene esperanza de que la nueva prueba les ayude a otros a encontrar tratamientos sin el sufrimiento y el dolor que él tuvo que padecer. Cinco años después de que le detectaran la enfermedad, lo catalogaron como inválido y lo echaron de su trabajo en el sector de la construcción. En ese momento, a Marques le ayudó conocer a gente con problemas similares en una organización de Río de Janeiro que ayuda a pacientes con lepra. Hoy ayuda a otros a entender la enfermedad y cómo se trata. “Tratar la enfermedad hoy es fácil. El problema es cuando causa daños. Si yo lo hubiera sabido antes no tendría estas marcas, lamenta”. La lepra es una afección que aterroriza a la gente desde tiempos bíblicos. La esperanza ahora es que pase a convertirse en algo exclusivamente del pasado.

Visto en: BBC Mundo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas