Entretenimiento

Abre la 1ra destilería de whisky de malta de Argentina

El próximo sábado, y tras cumplir los necesarios tres años de añejamiento, saldrá a la venta “La Alazana”, el primer whisky de malta elaborado en el país.

 

buendiario-Abre-1ra-destileria-whisky-malta-Argentina

 

La iniciativa es propiedad de Néstor Serenelli y Pablo Tognetti, dos apasionados de la bebida británica. “Es un proyecto de tantos años que uno se acostumbra a disfrutar el día a día, lo del sábado 22 es importante, pero lo tomamos como un paso más. Si ya estamos metiendo whisky en barricas y pensando en añejar ocho o 10 años. Es una evolución diaria”, explica Néstor Serenelli. El sábado 22, en la chacra ubicada al pie de los Andes, sobre la ladera del imponente cerro Piltriquitrón, en el paraje Las Golondrinas (Lago Puelo), en la provincia de Chubut, los emprendedores harán la presentación comercial del primer whisky de malta elaborado en estas tierras. La noticia despertó interés fronteras adentro y también afuera porque se trata de un producto de gran calidad aprobado por laboratorios escoceses.

Noticia relacionada: Francia: Malbec argentino elegido “mejor tinto del mundo”

La historia de “La Alazana” empezó a escribirse en 2003, cuando a Serenelli, un comerciante de Buenos Aires radicado en Bariloche con experiencia en el destilado de frutas, y a Tognetti, un doctor en física que producía cervezas artesanales, se les ocurrió instalar su propia destilería de whisky. Para hacerlo, viajaron en varias oportunidades a Escocia, Gales e Irlanda a visitar las destilarías más tradicionales y capacitarse con los que más saben. Además de los secretos de la elaboración, también se trajeron distintos diseños para construir el mejor alambique.

“¿Por qué nadie lo había hecho antes? Es simple: porque es una locura. Se trata de un proyecto familiar, a baja escala y a un largo plazo muy difícil de sostener con las vicisitudes de nuestro país. Pero nos moviliza la pasión por el whisky y el propósito de iniciar una historia que continúen nuestras familias”, indica Serenelli.

“La Alazana” -el nombre es un homenaje a una yegua que era parte de la escuela de equinoterapia para chicos discapacitados que funciona en la chacra- obtuvo en noviembre de 2011 la licencia requerida por el INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura), y comenzaron a destilar y añejar whisky de forma comercial. Consiguieron traer barricas que tuvieron vino tipo jerez de la bodega sanjuanina Hagmann y además importar de Estados Unidos barricas que anteriormente añejaron whisky bourbon. Para confirmar que iban por el camino correcto, enviaron muestras de su whisky a laboratorios de Escocia que se dedican exclusivamente a su análisis, con resultados exitosos.

Noticia relacionada: Lanzan primer vino argentino con etiqueta en braille

Ese control se transformó en una rutina para los emprendedores, que envían en forma periódica muestras al Viejo Continente para hacer un seguimiento constante del whisky. “Mi verdad es bastante simple: el único secreto que tiene esto es levantarse a las seis de la mañana (como hacemos nosotros) y trabajar. ¿Por qué el whisky? Es muy simple: Me gusta el whisky. Es por eso que lo que hacemos, lo hacemos con pasión y me considero muy afortunado de poder trabajar en lo que me gusta. Se puede decir que nuestras vidas giran en torno a esto que va más allá de la vocación”, aseguró Néstor al matutino bonaerense.

El whisky de malta puro o “single malt” se caracteriza por su intensidad, tanto en aroma como en sabor y representa sólo un 4% del whisky total consumido en el mundo, porque es caro y difícil de producir. El resto del whisky vendido, corresponde a los “blends”. “Estos están compuestos por un porcentaje menor de whisky de malta, siendo su componente principal alcohol de cereales producidos a escala industrial, con los denominados destiladores fraccionados», explica. Con una capacidad de producción de 60 barriles (20 mil litros) al año, el objetivo a largo plazo es afianzar un single malt de 10-12 años de añejamiento. Por eso, el próximo sábado 22, sólo saldrá al mercado una parte de la producción. El resto permanecerá en las barricas para seguir madurando.”

Visto en El Chubut

Agradecemos a Laura Kravetz por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas